Páginas

miércoles, 27 de mayo de 2015

Anselmo Marini: "En horas inciertas y brumosas" (septiembre de 1977)

En estas horas inciertas y brumosas que vive la sociedad argentina, le ha tocado al doctor Sergio Karakachoff caer víctima de un brutal, infame e incalificable asesinato.

Participamos con él en las tareas de la última Convención Nacional del radicalismo, que tuvo a su cargo la trascendente misión de explicitar el pensamiento político y la posición del partido frente a los acontecimientos que complicaban la vida de la República, con notas de terrorismo y violencia, en las vísperas electorales de 1973.

Nosotros decidimos, entonces, la postura del Cambio en Paz, utilizando exclusivamente el arma pacífica del sufragio y rechazamos con la mayor energía la violencia de todos los signos. Tuvimos en vista al hombre, sujeto y objeto de todas nuestras preocupaciones de bien público, a quien queríamos ver convertido en protagonista de la inmensa y ambiciosa tarea de construir una Argentina con efectivo desarrollo y progreso, en el goce pleno de la libertad y con la garantía suprema de la Justicia.

Dentro de esa idea general, el pensamiento de Karakachoff constituía una nota, que entrelazaba con todas las otras, formaban la armonía común de una doctrina que exaltaba y repudiaba a la violencia.

Repudiamos a la violencia, y por extraño designio, a él le tocó caer víctima de la violencia destructiva.

El hombre no vive sin convivir y es nuestro deber erradicar el odio que enfrenta a los hombres y comprender que esa convivencia debe estar impulsada hacia el amor, el entendimiento, la tolerancia y la comprensión.

A Karakachoff le tocó ser víctima de un acto de violencia irracional, justamente en la semana que el país dedica a Domingo Faustino Sarmiento, quien yéndose de la Patria, en obligado exilio, escribió en una piedra de los Andes aquello de que "las ideas no se matan". “Bárbaros, no se matan las ideas" y yo digo aquí que pudieron suprimir la vida física de Sergio Karakachoff, pero no sus ideas.

Tengo la seguridad de que estos ideales, que nos impulsan a alcanzar la justicia, a fin de que el hombre tenga el supremo bien de la seguridad jurídica, seguirán siendo compartidos por millones de argentinos que procuran la paz y la seguridad para salir de este estado de cosas que provoca estupor. Hay todavía reservas suficientes para reaccionar frente a estos ataques y desvaríos.

Karakachoff fue un militante que se incorporó a las filas del radicalismo alentado por ensueños juveniles de mejor justicia para los desposeídos. Su brutal e infame asesinato provoca nuestra repulsa y nuestra protesta; nuestra más ardorosa protesta. La misma repulsa y la misma protesta que nos despiertan todas las acciones de la violencia  habitan en el seno de la Patria.

El será un ejemplo de lo que no debe ocurrir más en la República. Nosotros (dirigiéndose a los familiares de Karakachoff), les expresamos nuestra solidaridad en esta hora difícil y dura y estaremos junto a ustedes para mitigar el desconsuelo de tanto infortunio.

Anselmo Marini.














Fuente: El 9 de septiembre de 1977, los abogados y dirigentes radicales: Sergio Karakachoff y Domingo Alberto Teruggi, fueron secuestrados en La Plata.  Veinticuatro horas después, aparecieron sus cadáveres, acribillados a balazos.  Los asesinatos motivaron el discurso de Anselmo Marini, de Ricardo Balbín y del Colegio de abogados de La Plata. Discurso del Dr. Ricardo Balbin en el Colegio de Abogados de La Plata, Septiembre de 1977.




Leer más...

lunes, 25 de mayo de 2015

Francisco Rabanal: "Ley de Radicación de Capitales Extranjeros" (12 de agosto de 1953)

Sr. Presidente (Benítez). — Tiene la palabra el señor diputado por la Capital.
Sr. Rabanal. — Señor presidente: nosotros, los hombres que representamos en el seno de esta Cámara a un vasto sector del pueblo argentino, afrontamos la extraordinaria responsabilidad de participar en el debate sobre radicación de capitales extranjeros, creyendo que con nuestro punto de vista haremos posible que la contribución que hoy y siempre ha ofrecido en la solución de los candentes problemas del país el radicalismo, sirva como punto de referencia para medir también el patriótico y la abnegación con que esta fuerza, tradicionalmente argentina, se coloca una vez mas al servicio de los grandes y permanentes intereses de la Nación.

No entraremos al análisis de este proyecto haciendo el comentario de la cuestión pequeña y sirviendo a minúsculas pasiones. Por encima de todo, somos argentinos. Es nuestro deber decir y fijar nuestra posición con serenidad, pero también con valentía y si a temor. Están en juego en este instante los destinos de la Republica; esta en juego en este instante el futuro de 18 millones de habitantes; acaso este en juego el destino de America, señor presidente.

Escuchaba recién al señor diputado Camus, por quien guardo personalmente una gran consideración, porque lo se estudioso de los problemas económicos del país. Es esta una magnifica oportunidad para hacer un examen exhaustivo de los resultados de una conducción política que ya en este ano cumple diez en el ejercicio del gobierno del país. Digamos que este proyecto es la confesión del fracaso de una política económica y social; es la revisión total de los grandes planes y grandes líneas políticas, financieras, económicas y sociales de la Republica, que van desde la renuncia a la reforma agraria, al restablecimiento de los monopolios extranjeros; es la postergación de nuestros sueños de independencia energética; es la conducción foránea de nuestra industria; es la renuncia a nuestro desarrollo nacional; es la entrega del control de nuestra riqueza; en una palabra, esperemos que no sea, acaso, el sometimiento al capital imperialista de la futura autodeterminación argentina.

Es necesario, señor presidente, que digamos estas cosas con toda claridad. Hay un proceso de euforia que marca una serie de etapas en la conducción política del país, por parte del régimen justicialista.

No podemos dejar de decir que el justicialismo encontró al país en pleno desarrollo de sus posibilidades económicas; que encontró seis mil millones de pesos en oro y divisas acumulados antes de la llegada del régimen peronista, producto del trabajo de todos los argentinos sin distinción de matices ni banderías. También encontró los graneros llenos de cereales, los campos poblados de ganado y una moneda respetada dentro y fuera del país.

—Varios señores diputados hablan a la vez, y suena la campana.

Sr. Rabanal. — La revolución del 4 de junio a su llegada al gobierno encontró respeto internacional y la confianza del mundo en las reservas espirituales de la Republica. Por eso decimos hoy: el progreso de la Republica es y sera una cuestión de confianza.
¿Pueden llegar al país, sin condiciones previas ni tratos especiales, capitales honestos que estén dispuestos a servir de verdad a la Nación? Yo afirmo que si. Pero esos capitales honestos llegaran a servir de verdad el interés nacional el día que se restablezca el orden jurídico y se asegure la autodeterminación del hombre en la Republica? Sin respeto por la libertad en todas sus formas, sin concordia y paz interiores, no podrá haber confianza exterior.

Desgraciadamente, cada vez que los hombres de la Unión Cívica Radical señalábamos desde estas bancas, desde los estrados de los organismos partidarios y, cuando lo podíamos hacer, desde las plazas y calles de la Republica, nuestra discrepancia con el régimen frente a estos aspectos vitales para la vida de la Nación, los hombres del oficialismo afirmaban que estábamos en contra de los intereses del país.

Se olvidan ellos que las discrepancias entre los grandes de la patria han sido uno de los factores decisivos en la vida e historia de fundamentales acontecimientos de la Nación en su lucha por la consolidación democrática de sus instituciones libres.

Moreno discrepo con Saavedra; Belgrano discrepo con los hombres de la Junta; San Martín discrepo también con el Directorio y con el Congreso de Tucumán; Rivadavia con los hombres de su tiempo; Sarmiento con Alberdi; Urquiza con Sarmiento; Mitre con Roca; Yrigoyen con Pellegrini y Sáenz Peña; pero todos por igual, con sus discrepancias y sus puntos de vista, muchas veces antagónicos, proyectaron a través de su pensamiento la luz necesaria para ensanchar los horizontes de la patria y afirmar al país en la senda del progreso, en su marcha hacia la consagración definitiva ante los pueblos de America y del mundo.

Frente a este debate cabe preguntar entonces: ¿que significa el proyecto que estamos considerando? ¿Es o no la vuelta a un régimen de concesiones, hábilmente disimulada? Cuando escuchaba hace un instante al señor diputado Camus, pensaba que podría haberse justificado en parte un plan de atracción de capitales cuando aun teníamos indios a las puertas de la Capital Federal. Hoy, a cien años de aquella hora, etapa inicial del desarrollo primario de nuestra economía, confieso que no tiene explicación esta forma anodina e incontrolada en que se abren de par en par las puertas de la Republica para que entren capitales que vendrán a cumplir quien sabe que designios, en nombre de los intereses de las grandes agrupaciones y consorcios internacionales que ellos representan. Yo confieso que esto no tiene explicación.

Los diputados de la mayoría tienen que saber que Estados Unidos se libero definitivamente de todo tutelaje extranjero con la primera guerra mundial.

La Argentina paso, con la segunda guerra mundial —gran acontecimiento en nuestra historia económica y política—, de país deudor a país acreedor. En ese instante, los que poco o nada habían hecho por esa independencia económica, fueron a Tucumán a proclamarla. Pero ahora es el mismo régimen que la proclamo, el régimen justicialista, quien resigna una conquista que pudo haber sido de liberación total y que podría haber asegurado definitivamente ante America y el mundo el destino que soñaron San Martín, Belgrano, Rivadavia y Sarmiento, para nuestra Republica.

Se puso tanto énfasis en aquella oportunidad que se hablo hasta de liberación industrial. Ahora resulta que no es cierto.

Sr. Rumbo. — No se resigna nada; al contrario, se afirma, como lo voy a demostrar.
Sr. Rabanal. — Se ha dicho con frecuencia —se proclama todavía— que hemos logrado un alto índice en nuestro desarrollo industrial. Yo me pregunto si este es el grado de expansión industrial conquistado; si esta es la realidad que nos entregue el gobierno justicialista. Capacidad industrial es otra cosa, señor presidente. Capacidad industrial no es la que proclama la radio, la prensa, la Subsecretaria de Informaciones, magnifico ministerio de propaganda de tipo totalitario que tiene la Republica. Nosotros queremos y luchamos para desarrollar una autentica industria nacional, cuyos beneficios los palpen los 18.000.000 de habitantes.

Sr. Rocamora. — Es la primera vez en la historia argentina que la palpan.
Sr. Rabanal. — Queremos apoyar a una honesta industria nacional cuya obra se traduzca en beneficio positivo de la familia argentina a través del confort hogareño, y sus más urgentes necesidades.

Queremos que ella sea la mejor aliada del hombre del campo argentino, para que así pueda disponer de un tractor a un precio diez veces menor del que tiene que pagar hoy, como con- secuencia del régimen de reforma agraria que le prometió el gobierno que hoy dirige los des- tinos de la Republica.

Queremos que hasta la familia que habita el rincón más lejano de la Nación pueda comprar su heladera, y no a un precio de ocho o diez mil pesos, como sucede actualmente. Queremos que el automóvil no sea un artículo de lujo, reservado para aquellos que le dedican sus triunfos al presidente de la Republica y al régimen justicialista. Queremos que ese automóvil este al servicio de las necesidades permanentes de todos los argentinos, y no para que aquellos que los reciban hagan luego pingues ganancias, vendiéndolos a doscientos o doscientos cincuenta mil pesos cada uno, como esta aconteciendo con los Mercedes Benz.

El señor diputado por San Juan ha dicho que no será esta una etapa más para los capitales de los grandes consorcios internacionales.

Sr. Camus. — Así es.
Sr. Rabanal. — Ha dicho que no podrá llegar el capital que represente al autentico imperialismo. Pero yo debo recordarle al señor diputado que todo este proceso arranca con Chapultepec. Participamos así del desarrollo de un esquema capitalista que tiene allí la primera etapa de concreción, como consecuencia de los acuerdos de Bretton Woods, conferencia en que se establece el régimen del reordenamiento económico mundial de posguerra. ¿Podemos olvidar ya que no es un secreto para nadie que el Banco de Reconstrucción y Fomento, el Fondo Monetario Internacional y el Banco de Importación y Exportación habían sido proyectados por el Departamento del Tesoro americano? Debimos haber fijado allí con toda claridad nuestra posición, frente a  que ya fatalmente el gran capital internacional exigía para la redistribución de su excedente industrial y de sus inversiones de capital en Latinoamérica, en Asia, en África y acaso en Europa.

Es entonces Chapultepec, justamente, el punto de partida de aquella etapa que culmina con la radicación de capitales extranjeros-. Primero en otros países de Latinoamérica, hoy en nuestro país. Luego La Habana, Río de Janeiro y Bogota, son otros tantos procesos de entrega de la autodeterminación y la soberanía argentinas, aspectos, estos, que ya hemos comentado aquí, y que han señalado otros compañeros de la representación en ocasión de considerarlos.

Nosotros no podemos olvidar que el plan Marshall fue la esperanza que acaso en un momento determinado utilizo Miranda como slogan para justificar el derroche de 6.000.000 000 de pesos, fruto del sacrificio y esfuerzo de muchos millones de argentinos. Esas divisas sirvieron en aquel instante para hacernos exhibir a los argentinos en condiciones de participar con Estados Unidos en la ayuda al resto de America latina. Recuerdo justamente las palabras de Orlando Maroglio, presidente del Banco Central, en aquella sesión IV de la Conferencia de Bogota, en 1948, cuando dijo: Europa, se halla descapitalizada. En America, Argentina y Estados Unidos serán los dos sectores capitalistas que podrán participar del desarrollo económico de America latina, ya que otros países del continente se hallan sin disponibilidades y las naciones restantes están evidentemente empobrecidas.

Sr. Gianola. — Pero nunca haciendo imperialismo y esclavizando con los capitales.
Sr. Rabanal. — Este planteo capitalista de Maroglio se complementa con aquella otra empresa, descabellada y sin sentido común, de quienes alentaron la creación del Banco de las Antillas, la instalación de galpones y frigoríficos en el puerto de Nueva Orleans, la construcción de elevadores de granos en el puerto «franco» de Cádiz, para almacenar cereales que luego venderíamos a Europa, así como la construcción de grandes depósitos para almacenar aceite de lino en el puerto de Copenhague. Luego nada de eso aconteció, ya que tuvimos que corner pan negro, comprar trigo americano y racionar el consumo de carne en el país.

También nos trae malos recuerdos el aceite de lino, porque sirvió para exhibir una política suicida en materia de conducción económica. Nosotros señalamos en su oportunidad, desde estas bancas, el craso error que cometía el gobierno pretendiendo vender a precios prohibitivos los cereales y el aceite de lino a los pueblos que habían dado su sangre y su esfuerzo para asegurar la libertad de todos los hombres del mundo y también la de los argentinos, que no habíamos participado de la guerra...

Sr. Gago. — Todos esos pueblos son amigos de la Argentina, de modo que no puede decir eso.
Sr. Rabanal. —...episodio que fue en ese instante la negación de la tradicional- hidalguía argentina en materia de solidaridad y ayuda a los pueblos necesitados.
Pero conviene que recordemos que aquel tipo de conducción económica fue en perjuicio de los agricultores argentinos, porque ello obligo a Estados Unidos a sembrar mucho mas lino ->asando de pronto del décimo al primer lugar en la producción mundial de lino. Todavía hoy estamos esperando que «nos traigan las casas a pintar» a la Argentina.

Hoy están nuestros productores e industriales todavía a la espera de que se materialice aquella ilusión peronista fruto de la miopía comercial de Miranda que quería una vez mas, con el plan Marshall, especular a costa del hambre y la miseria de los pueblos que salieron a luchar en defensa de la libertad y dignidad humana. (¡Muy bien!; ¡Muy bien! Aplausos.)

Sr. Martínez. — Lo que dice el señor diputado no tiene nada que ver con el proyecto que considera la Cámara.
Sr. Rabanal. — Estoy en el asunto, señor presidente. . .
Sr. Gianola. — No ha dicho nada de la radicación de capitales extranjeros.
Sr. Rabanal. — .. .porque me refiero a la política económica desarrollada en determinado momento de la vida argentina, política de despilfarro y derroche, que hoy obliga al gobierno a recurrir al capital foráneo. Quiero a esta altura de mi exposición afirmar que nosotros no estamos ni hemos estado jamás en contra del pueblo americano; pero estaremos, como estuvimos siempre, en contra del imperialismo de Wall Street, que sojuzga y aniquila la autodeterminación de los pueblos; estaremos siempre de pie frente a los grandes consorcios y a las grandes agrupaciones financieras, que no representan ni interpretan los sublimes ideales pan- americanistas de paz y confraternidad, que alentó la obra de Washington, Jefferson, Lincoln y Roosevelt.

Dejo en este aspecto perfectamente definido cual es el pensamiento de la Unión Cívica Radical en su larga lucha frente a los capitales cuya política colonialista pretende destruir la conciencia nacional de los pueblos de America latina.

Por ello advertimos en esas oportunidades que estaba en peligro la independencia, la soberanía y la autodeterminación argentina, y negamos así nuestro voto a asuntos que, como el de la firma de los pactos de Río de Janeiro, constituyen un baldón y una vergüenza para la Nación. Por ello también, cuando en Bogota vimos que el general Marshall llegaba, no ya para decir a los representantes de los pueblos allí reunidos que, para su desarrollo económico, contarían con el apoyo y la ayuda que Estados Unidos había ofrecido en la Conferencia de Chapultepec en 1945, sino para anunciarles que su país no podría cumplir los compromisos contraídos y que, en consecuencia, debían brindar privilegios especiales al capital privado, pensábamos ya que la Argentina no podía aceptar tal imposición del capitalismo internacional.

Sr. Gianola. — No esta en la cuestión el señor diputado.

—Varios señores diputados habían a la vez.

Sr. Presidente (Benítez). — Como varios señores diputados observan que la exposición del señor diputado por la Capital no se ajusta al proyecto en debate, la Presidencia le ruega quiera volver a la cuestión.
Sr. Rabanal. — Entiendo, señor presidente, que este aspecto de las grandes inversiones privadas que allí se proyectaron como parte del plan de ayuda y desarrollo de las economías regionales de Iberoamérica, tienen estrecha relación con las cuestiones económicas y políticas de nuestro país, porque el formo parte del con- junto de naciones que participaron de los episodios de Chapultepec, La Habana, Río de Janeiro y Bogota.

Decía que el general Marshall no llego a Bogota a hablar como hablaron los delegados americanos que participaron de la Conferencia de Chapultepec. En Bogota hablo de la imposibilidad de la ayuda americana y de la necesidad de que los países menos desarrollados utiliza- ran las inversiones de los capitales privados, capitales que no tendrían ningún inconveniente en llegar a todos y cada uno de los pueblos de Latinoamérica, pero siempre que se les otorga- ran buen trato, las garantías necesarias y se les asegurara que no serian confiscados ni nacionalizados.

Ese preanuncio de Bogota fue hecho por el general Marshall no en tono fraterno y cordial. Cuando hablo de trato justo a los capitales extranjeros lo hizo en tono admonitorio; allí no fue a pedir, sino a exigir. ¿Que significaba ese cambio para los argentinos? La confesión paladina del fracaso de una conducción en la política internacional de nuestro país. Nosotros cargábamos allí con la responsabilidad de participar en el proceso de apoyo a la política de una central mundial económica cuyas líneas generales habían sido elaboradas en Bretton Woods. Y hoy tenemos los resultados, esta es la consecuencia final: la Argentina, también como otros pueblos de America, cae hoy bajo la orbita de capitales sin patria, episodio que tira por tierra la teoría anticapitalista que han sostenido hasta hace poco la mayoría de esta Cámara y el propio gobierno de la Nación.

—Hablan varios señores diputados a la vez.

Sr. Rabanal. — Extraña paradoja que nosotros tenemos la obligación de denunciar al pueblo de la Republica.
Sr. Rumbo. — El señor diputado ha dicho que estos son los efectos del acuerdo de Bretton Woods. Yo le pregunto —y deseo que me conteste lealmente— si la Argentina es signataria del pacto.
Sr. Alende. — ¡Si fuera por ustedes, lo seriamos!
Sr. Rumbo. — Conteste la pregunta el señor diputado.
Sr. Rabanal. — El Poder Ejecutivo envió al Congreso los acuerdos de Bretton Woods, para su ratificación. El Senado los voto favorablemente. La valiente posición adoptada por la Unión Cívica Radical en esa oportunidad, al oponerse a la entrega, es una página en la historia de la dignidad nacional que no nos podrá arrebatar el peronismo.
Sr. Alende. — Los acuerdos los mando el Poder Ejecutivo, y por el radicalismo no son ley de la Nación.
Sr. Rumbo. — La Republica Argentina no es signataria de los acuerdos de Bretton Woods.
Sr. Alende. — El Poder Ejecutivo envío los acuerdos, que fueron aprobados por el Senado y despachados por la mayoría de la comisión de la Cámara.

-Hablan varios señores diputados a la vez, y suena la campana.

Sr. Presidente (Benítez). — Continúa en el uso de la palabra el señor diputado por la Capital. La Presidencia recuerda la necesidad de que el señor diputado refiera su exposición al asunto en debate.
Sr. Rabanal. — Estoy en ello, señor presidente.
Nosotros estamos tratando de hacer un examen de todo el proceso de la situación internacional del país, porque este proyecto de radicación de capitales exhibe, en forma clara y concreta, cual ha sido en definitiva el propósito que el Poder Ejecutivo ha perseguido, ya en ocasión de anunciar el segundo Plan Quinquenal, al señalar que seria posible la participación de capitales extranjeros. Pero antes de referirme a esos aspectos, quiero agregar algo que atañe a un sector de la mayoría oficialista de esta Cámara y al pensamiento de la clase trabajadora, respecto de su posición frente a las fuerzas opresoras del capitalismo internacional.

Sr. Gianola. — La mayoría no tiene sectores.
Sr. Rabanal. — Dijimos en aquella oportunidad que nos extrañaba sobre manera que los diputados representantes de las fuerzas del trabajo estuvieran de acuerdo con un proceso cuyos esquemas capitalistas habían servido y seguirán sirviendo para sojuzgar la voluntad y la autodeterminación de los obreros de Latinoamérica.
 Sr. Gago. — Los obreros seguirán votando por Perón.
Sr. Rabanal. — Hasta uno de los señores diputados de la mayoría, el señor diputado Díaz de Vivar, dijo en aquella ocasión lo siguiente, que entiendo es de palpitante actualidad, en afirmación de nuestra preocupación:

«Las organizaciones obreras deben estar muy advertidas y muy alerta porque, en mi opinión, los acuerdos de Chapultepec son el magnifico puente de plata tendido para que la dictadura del supercapitalismo denunciada por el presidente Roosevelt en el año 1938 penetre profunda y definitivamente en los países débiles de Latinoamérica, hasta transformar todo el continente en una inmensa factoría sometida a su explotación.»

Sr. Rumbo. — Con el justicialismo no hay ningún peligro.
Sr. Rabanal. — Como ven los señores diputados, el señor diputado Díaz de Vivar anuncio entonces algo que nosotros también denunciamos en aquel momento, y que tiene estrecha relación con el proyecto que consideramos porque en mi opinión será el punto de partida para someter, como ya ha pasado en otros sectores de Centro y Sur America, la autodeterminación de los obreros libres de nuestro país.

Sr. Gago. — Antes había penetración económica sin ley; ahora habrá una ley reguladora de las inversiones extranjeras.
Sr. Rumbo. — Las afirmaciones del señor diputado Rabanal están totalmente desvirtuadas por los hechos.
Sr. Díaz de Vivar. — Como he sido aludido, desearía que el señor diputado me permitiera una interrupción.
Sr. Rabanal. — Si, señor diputado.
Sr. Díaz de Vivar. — Previamente desearía que el señor diputado me dijese como fueron en aquella oportunidad la opinión y la conducta oficial de la Unión Cívica Radical.
Sr. Rabanal. — El radicalismo fijo con precisión y claridad su posición, a través de la palabra señera de Arturo Frondizi y Luis Dellepiane.
Sr. Díaz de Vivar. — ¿Como voto el radicalismo?
Sr. Rabanal. — Gracias a la valiente actitud de la Unión Cívica Radical, los acuerdos de Bretton Woods, que tanto preocupaban al señor diputado, no fueron ratificados. El señor diputado sabe que en esa oportunidad estuvimos al servicio de la verdad argentina.
Sr. Díaz de Vivar. — El diputado Díaz de Vivar, que ha tenido el honor de ser aludido por el señor diputado en forma personal y directa, ha tenido el valor personal —permítasele esta jactancia— de enunciar una opinión en disidencia con su bloque.
En cambio, el bloque de la Unión Cívica Radical tuvo en esa oportunidad, como en tantas otras, falta de coraje moral para arrastrar la opinión publica, y adopto una actitud absolutamente elusiva.
Sr. Belnicoff. — El señor diputado no conoce la materia.

—Varios señores diputados hablan simultáneamente, y suena la campana.

Sr. Presidente (Benítez). — Continúa en el uso de la palabra el señor diputado por la Capital.
Sr. Rabanal. — El coraje y la valentía exhibidos por la Unión Cívica Radical a lo largo de su lucha por la significación de la Republica no podría desvirtuarlos el señor diputado con palabras de oportunidad. En materia internacional el radicalismo tiene una historia que nada ni nadie podrá destruir, porque es parte de la vida de la patria misma. La conducta del presidente Yrigoyen en defensa del honor nacional, en horas inciertas para la Nación, puede ser exhibida juntamente con la magnifica afirmación del principio de autodeterminación de los pueblos sostenida en Ginebra como dos de las mas grandes banderas que la Unión Cívica Radical enarbolo en nombre de los argentinos, para felicidad y gloria de los pueblos de America y el mundo.

Por eso hoy repetimos, una vez mas, que cuando se trata de considerar cuestiones fundamentales estaremos siempre al servicio de la causa de la Republica. Al señalar los aspectos negativos del proyecto de ley que estamos considerando, estamos demostrando que acaso con su sanción pueda llegarse a la destrucción de una conciencia nacional y, con ella, la evolución del país en sus pianos económicos, financieros y, quizá, militares, sociales y culturales. No podemos olvidar —y es bueno que lo tengan presente los diputados de la mayoría— que en la historia de America libre hay una larga lucha por el logro de la hegemonía política, económica y espiritual de sus pueblos. Los hombres del radicalismo, a pesar de nuestra modesta fuerza material, debemos sentirnos orgullosos de haber sido en este sector de Iberoamérica una gran fuerza de oposición moral a todos los sueños imperialistas de los funestos monopolios capitalistas. Por eso repetimos hoy lo que ya dijimos ayer: los pueblos como el nuestro no pueden abandonar, en manera alguna, ni renunciar al concepto sagrado de soberanía. Hacer lo contrario será aun, por muchos anos, renunciar al derecho de defender su individualidad y su propia esencia nacional.

Lamento que una interrupción de carácter personal pueda ser aprovechada para pretender inferir un agravio a la Unión Cívica Radical. Rechazo la imputación que acaba de formularse, y expreso que" nosotros, en el asunto de Río de Janeiro, exhibimos una vez mas el "coraje civil argentino al denunciar la entrega de las fuerzas del país al servicio del imperialismo. (Aplausos.)

Los hombres de la Unión Cívica Radical hemos venido siguiendo de cerca esta reconciliación peronista con el régimen capitalista internacional.

—Varios señores diputados hablan simultáneamente, y suena la campana.

Sr. Alende. — Señor presidente: que no sigan interrumpiendo los señores diputados.
Sr. Presidente (Benítez). — La Presidencia, que no dispone de micrófono, no puede hacerse oír en la misma forma en que se oye a los señores diputados que participan en el debate; pero recuerda que hay diputados del sector de la minoría que interrumpen de continuo los discursos de los señores diputados de la mayoría.
Sr. Rabanal. — Decía, señor presidente, que la etapa previa al envío de este proyecto de radicación de capitales, se caracterizo por una serie de actos que denuncian un proceso que, desde estas bancas, hemos venido señalando permanentemente.

Cuando hace varios meses se inicio desde el seno de esta Cámara la campana contra las agencias noticiosas extranjeras, que dio origen a la designación de la comisión especial bicameral ya constituida, creímos que ello implicaba ventilar a fondo otra etapa en las relaciones de dos pueblos. Pero ¿que ha pasado últimamente? ¿La que se debe el cambio fundamental del tono de la prensa oficialista con respecto a Estados Unidos?

Ya dijo el señor diputado Alende días pasados, al comentar los artículos de «Descartes», que se observaba una rara reconciliación entre el gran capital norteamericano y el gobierno argentino. Rara reconciliación que tiene una serie de antecedentes que yo debo recordar. Comenzó con el regreso de nuestro embajador doctor Paz después de haberse entrevistado en Washington con el secretario de Estado americano Foster Dulles, seguramente para ocuparse de este proyecto.

Sr. Presidente (Benítez). — La Presidencia hace presente al señor diputado por la Capital que esta en discusión el proyecto de ley que establece normas para inversiones extranjeras, y no las relaciones con Estados Unidos de America.
Sr. Rabanal. — Destaco la coincidencia de las declaraciones del representante del presidente de Estados Unidos de Norte America con las afirmaciones del Departamento Latinoamericano acerca de la conveniencia del realizar inversiones norteamericanas en nuestro país; el telegrama de «La Prensa», fechado en Londres el 11 de julio, que anuncia que el doctor Milton Eisenhower viene a ofrecer a America latina 1.000.000.000 de dólares en inversiones privadas bien garantizadas, y, en modo especial, a resolver los problemas con la Argentina; la noticia aparecida en «Democracia» el 17 de julio, procedente de Washington, que señala la satisfacción que Wall Street ha experimentado ante la posibilidad del reencuentro de grandes capitales americanos con el gobierno argentino; la declaración del embajador americano en nuestro país, mister Nufer, en ocasión de conmemorarse un aniversario mas de la independencia de Estados Unidos, en el sentido de que el representante del presidente de esa nación llegaba a nuestro país a estrechar relaciones, y que traía los métodos necesarios para que esas relaciones de acrecentasen.

Yo pregunto si tales métodos están traducidos por este proyecto de radicación de capitales extranjeros, con la posibilidad de que tengamos dólares en, abundancia; los dólares que con frecuencia desprecio el régimen justicialista, como en aquella oportunidad en que el presidente de la Republica se dirigió a los obreros ladrilleros diciendo que los dólares no servían para nada, que nosotros teníamos comida y que con eso era suficiente para que pudiera vivir cómodamente el pueblo argentino.

Pero es que todo este proceso tiene sus antecedentes. En los propios fundamentos del proyecto de ley cuando se menciona el informe de la CEPAL, se esta señalando que ella llama a la realidad a los grandes grupos financieros americanos para que realicen sus inversiones en Latinoamérica; y toma como punto de referencia para destacar esa conveniencia algo que mas tarde demostrara como y de que manera los capitales que lleguen a nuestro país gozaran de un trato privilegiado con relación al que merecen en este momento de parte de las autoridades fiscales de Estados Unidos.

Para mejor ilustración de la Honorable Cámara voy a comentar un informe del City Bank de Nueva York, de noviembre de 1951, que dice lo siguiente, en mi opinión harto significativo y sin desperdicio:

«Las consecuencias de la segunda guerra mundial han hecho que en Estados Unidos la economía de guerra haya avanzado notablemente absorbiendo un gran porcentaje de los beneficios de las grandes empresas, bastaría para demostrarlo recordar que en los primeros nueve meses de 1951 las sociedades anónimas abonaron en concepto de impuesto y en conjunto el 64 % de sus beneficios netos.»

Escuchen bien, señores diputados; 64 por ciento de sus beneficios netos.
Por eso dicha etapa marca, como dijera bien mi compañero de sector el señor diputado Alende, el punto de partida de la reorientación de las inversiones hacia nuestro país.

Hasta ayer acaso fueron productivas todas las que se llevaban a cabo en los sectores de servicio publico, pero hoy esos servicios ya no reditúan no solo aquí, sino tanpoco en el Uruguay y el Brasil, países que también sin hacer tanto ruido han nacionalizado los servicios ferroviarios, porque la verdad es que ni aquí ni allá interesaba ya ese tipo de inversiones a los grander capitales ingleses.

Es que esos grandes capitales bien sabemos que llegaran aquí para servir dos aspectos de la economía americana: uno, el de la colocación externa de la extraordinaria superproducción de las industrias manufactureras que se esta registrando en Estados Unidos, y la otra, la de los capitales que pueden venir como en este caso a nuestro país no solo para desarrollar las industrias, acaso de hierro viejo que existen en Estados Unidos, sino también para colocar aquí parte de ese excedente industrial cuya falta de mercado constituye en este momento una gran preocupación para los poderosos consorcios monopolistas americanos.

¿Pero que pasa, señor presidente? Ya ni el propio Brasil acaso interese en estos momentos, por razones que expondré de inmediato, a los inversores americanos. Los señores diputados conocen como yo la política desarrollada por los grandes inversores americanos en Brasil durante el gobierno de Dutra; política inversora que debió ser rectificada luego por el presidente Vargas, al comprobar una comisión investigadora brasileña que por la vía de una reglamentación que supero el alcance legal de la propia ley, el gran capital americano logro evadir mas de 900.000.000 de cruceiros en un periodo relativamente corto de la expansión industrial de ese país; 900.000.000 de cruceiros restados a la economía y al esfuerzo del pueblo del Brasil. Y yo me pregunto si ese episodio, que puede repetirse en este país, no debe ser denunciado y señalado en esta Cámara, con valentía argentina, para que lo tengan en cuenta en este momento los que asuman la responsabilidad de abrir de par en par las puertas de la Republica a esos capitales que se dice llegaran para afianzar nuestras industrias y para financiar el desarrollo y el éxito del segundo Plan Quinquenal, cuya realización hasta ayer se anuncio que se concretaría utilizando parte de la renta nacional y el concurso del ahorro nacional capitalizados.

No podría continuar con mi exposición si no dejar a expresa constancia de que esta etapa, que señala en cierto modo una predisposición a favorecer a los grandes consorcios capitalistas extranjeros, encuentra en la reciente modificación de nuestro régimen impositivo un magnifico aliado. Hace poco tiempo he tenido en mis manos un trabajo extraordinario de un estudioso de estos problemas, Luis de la Torre, que demuestra como en la Argentina capitalista de hoy el régimen impositivo protege al gran capital. Voy a pedir que a esta altura de mi exposición se publique ese trabajo porque lo considero de gran utilidad y de gran ilustración para todo el pueblo argentino.

Se podrá comprobar así como mientras lo que en Estados Unidos las sociedades anónimas deben abonar en concepto de impuestos llega al 64 % de sus utilidades netas, en nuestro país ni alcanza en muchos casos a llegar al 30 por ciento.

Quienes pretenden justificar la inversión de estos capitales echan por tierra, a nuestro juicio, todos los slogans que el peronismo utilizo desde 1943 en adelante para señalar su divorcio con el capitalismo foráneo, con el imperialismo, con los vendepatrias, con Braden, con los entreguistas de la patria. Todo ese lenguaje desaparece en este momento del léxico peronista. Ya no es cierto que la patria fue vendida en cien años. Ya no es cierto que los capitales llegaron para explotar al obrero argentino. Hasta en el mensaje se dice que fue una ponderable contribución la de esos capitales al progreso y evolución argentinos, y, como colofón de lo que estoy afirmando, bástame recordar que en la reciente despedida que se hizo a la comisión mixta que tuvo a su cargo la liquidación de todo el proceso de intereses ingleses de los ferrocarriles británicos, vendidos a buen precio a la Argentina, el canciller doctor Remorino no tuvo inconveniente en reconocer, después de haber vilipendiado durante tanto tiempo al capital extranjero, que esos capitales habían prestado un gran servicio a los intereses y al desarrollo del progreso material de la Republica. Ahora nos encontramos con la novedad de que el capital extranjero no vino a sojuzgar al pueblo ni a la Nación, sino que viene a emanciparla.

En el mensaje se utiliza un término que es extraño para nosotros. Se habla de una moderna ley de inversiones, y confieso que no alcanzo a explicarme cual es la razón que determina esta denominación. Se dice, además, en el mensaje que se crearan las condiciones necesarias para dotar al país de una ley de inversiones que permita al capital extranjero participar en nuestro desarrollo económico. Bonita manera de confundir a la opinión nacional y de ocultar los verdaderos propósitos que persigue el Poder Ejecutivo.

Sr. Camus. — ¿Me permite una interrupción el señor diputado, con permiso de la Presidencia?
Sr. Rabanal. — Si es breve, si, señor diputado.
Sr. Presidente (Benitez). — Tiene la palabra el señor diputado por San Juan.
Sr. Camus. — El señor diputado por la Capital alude a una parte del mensaje del Poder Ejecutivo en la que se habla de una moderna ley de inversiones.
Lo que quiere decir el mensaje es que el país contara con la ley que se esperaba, porque hasta ahora no ha habido norma legal que reglamente la inversión de capitales, que se ha regido por disposiciones contenidas en resoluciones y circulares del Banco Central o del Ministerio de Finanzas. Por eso se hace referencia en el mensaje del Poder Ejecutivo a la moderna ley, porque es la primera vez que el Parlamento argentino regla esta materia.
Sr. Rabanal. — Continuo, señor presidente. De esta manera el capital extranjero pasa de la condición de lobo feroz a manso cordero, de genio del mal a genio al servicio del bien.

Los monopolios capitalistas de esta manera pasan de su condición de traidores a la patria a la de benefactores de la patria. Antes los dólares no servían para comprar ni pan, ni carne, ni petróleo, es decir, lo que mas se necesitaba en el país; y ahora resulta que son necesarios para producir más trigo y más petróleo y para adquirir maquinarias. Resulta así que la radicación de capitales foráneos hoy es ventajosa para el país. ¿Que es esto?, ¿que significa? Digámoslo por su nombre: esto es la confesión, lisa y llana, del fracaso del Plan Económico de 1952...

Sr. Camus. — ¡Esta equivocado el señor diputado!
Sr. Rabanal. —...fracaso que ya se proclamaba, cuando se anunciaba la necesidad de consumir menos y producir mas, de ahorrar y de no derrochar, trilogía sobre la que se pretendió hacer descansar el buen éxito de ese plan económico.
Pero la verdad es otra, señores diputados. El Plan Económico 1952 es la culminación de una política de despilfarro, de imprevisión y de enriquecimiento de los de arriba, autentica fuente de la que brotaron los males que soporta la Republica y que hoy se pretende remediar a costa del sacrificio y la miseria de los de abajo

Sr. Miel Asquia. — Eso era en la época de los gobiernos oligárquicos, que se caracterizaron siempre por la desocupación.
Sr. Rabanal. — El fracaso de la proclamada independencia económica quedo demostrado cuando se anuncio el Plan Económico para 1952. Digamos, de paso, que nosotros desde estas bancas anticipamos ese fracaso porque analizamos en aquel momento la situación del país con criterio realista.

La gran desocupación, la miseria y la depresión interna que hoy vive la Nación, son la más cruda confesión del fracaso económico y social de esta política. Repetimos hoy lo que hemos señalado desde estas bancas con frecuencia.

A la política de pleno empleo debe corresponder la plena producción; a la política de plena productividad, plena capitalización, pilares en el proceso de nuestra economía que no ha desarrollado el gobierno de la Nación.

La verdad es que en el Plan Económico de 1952 se fijaban las normas de ahorro, pero no se señalaban los medios por los cuales ese ahorro podría transformarse en una inversión productiva.

¿Por que no se estableció el régimen de inversiones? Simplemente porque se sabia por anticipado que el pueblo argentino, agobiado por las cargas fiscales, por el alto costo de la vida, por el agio y por las gabelas impuestas por la política económica del IAPI, no iba a poder ahorrar un solo centavo y que por el contrario se llegaría a esta etapa de depresión interna, en la que para lograr una solución el gobierno debe recurrir a la radicación de capitales extranjeros.

Pero —conviene que lo sepa la Cámara— esta radicación de capitales es también el basamento en que descansara la realización del segundo Plan Quinquenal.

Esta es la consecuencia del fracaso del plan económico. El señor diputado Rumbo al debatirse el segundo Plan Quinquenal afirmo que este se iba a llevar a cabo con la renta y el ahorro nacional, y ahora resulta que tenemos que realizarlo con la ayuda del capital foráneo, que llega sin discriminación previa, para neutralizar la grave descapitalización de bienes operada en el ultimo decenio.

—Varios señores diputados hablan a la vez.

Sr. Rumbo. — ¿Me permite una interrupción el señor diputado, con el permiso de la Presidencia?
Sr. Rabanal. — Si, señor diputado.
Sr. Presidente (Benítez). — Tiene la palabra el señor diputado por la Capital.
Sr. Rumbo. — Como preveía el planteo que esta haciendo el señor diputado, he traído un recorte de un diario en que aparece un reportaje hecho al excelentísimo señor presidente de la Nación, publicado en la revista estadounidense « United States News and World Report*.
El periodista Galloway formulo la siguiente pregunta al excelentísimo señor presidente de la Republica:

« ¿Desea usted inversiones extranjeras que ayuden a realizar este plan? Se refiere al segundo Plan Quinquenal. El excelentísimo señor presidente de la Nación contesto así:

«Las inversiones de capital extranjero constituirán superávit, algo extra en la aplicación del plan, dado que los recursos para este programa han sido calculados sobre las bases de las inversiones de capital nacional solamente después de un prolongado y cuidadoso estudio de la renta nacional.»

Con las palabras del excelentísimo señor presidente de la Republica contesto al señor diputado. (¡Muy bien!; ¡Muy bien! Aplausos.)

Sr. Presidente (Benítez). — Continúa con la palabra el señor diputado por la Capital.
Sr. Rabanal. — Lamento que el señor diputado no haya contestado ninguno de los argumentos de mi exposición en la parte que se refiere al segundo Plan Quinquenal.
Repito que se anuncio con bombos y platillos que el segundo Plan Quinquenal iba a ser realizado con el ahorro argentino y con parte la renta nacional. Habrá que confesar ahora que nosotros teníamos razón cuando señalábamos la imposibilidad de realizar el segundo Plan Quinquenal en las condiciones en que lo había planeado el Poder Ejecutivo nacional.

Nosotros, señor presidente, vivimos de realidades, y en tal sentido hemos tenido siempre la valentía de decir desde estas banca; las cosas por su nombre, interpretando como corresponde y en cada caso las necesidades de la Nación. Este proyecto nos da de nuevo la razón.

Por eso hago en este momento una pregunta concreta a los señores diputados de la mayoría:

¿Serán estos los resultados de la famosa reforma económica anunciada y desarrollada, periodísticamente hablando, con abundante literatura por el gobierno de la Nación? ¿Podemos olvidar que de acuerdo con la tesis sostenida en aquella oportunidad, la declaración de la independencia económica significaba terminar primero con el capital foráneo afincado en la Argentina v terminar luego también con la política de pingues ganancias obtenidas por los grandes consorcios internacionales, y paralelamente con la explotación en masa de los obreros argentinos?

Es que este episodio, señor presidente, de la radicación de capitales extranjeros, tiene para los hombres del radicalismo cierta similitud con el proceso que siguió al golpe militar que, con el apoyo del imperialismo yanqui, se gesto el 6 de septiembre de 1930.

Tres fueron las consignas fundamentales perseguidas por la Standard Oil para lograr el predominio del imperialismo en este país. Fue la lucha de quienes querían liberar al país del yugo petrolero extranjero, nacionalizando todas las fuentes energéticas argentinas.

El radicalismo pretendía desplazar definitivamente del Río de la Plata a las empresas petroleras y con ello anular definitivamente a la Standard Oil, cáncer corruptor, muchas veces, del proceso de emancipación económica nacional. Es entonces cuando se produce el movimiento revolucionario cuya finalidad es el logro, mediante el concurso de malos argentinos, de tres cosas esenciales para iniciar la lucha, que le permitiera la anulación de la gravitación de los capitales ingleses en nuestro país, y con ello lograr la hegemonía total de la plutocracia yanqui en Iberoamérica. La primera, mantener el control de la producción petrolera, impidiendo la nacionalización del petróleo, gran bandera de la Unión Cívica Radical; la segunda, obtener la sanción de la ley de vialidad para poder colocar la producción americana automotora en nuestro país y combatir así, a través de los caminos de la Nación, al transporte ferroviario en manos de los concesionarios ingleses; y la tercera, sancionar la ley de impuesto a los réditos que, si bien no podía gravitar sobre los capitales que gozaban de los beneficios de las concesiones de la ley Mitre, hechas cuarenta años atrás, servia en cambio para gravitar directamente en perjuicio de otros aspectos de los intereses económicos de origen británico en la Republica Argentina. ¿Pero que pasa poco después, señores diputados?

La consideración y estudio del que después seria el tratado Roca-Runciman, vital para el gobierno, hace que los ingleses recuperen la confianza del general Justo y consigan entonces neutralizar esas tres consignas del predominio americano en nuestro país. Lo consiguen mediante la sanción de la ley de coordinación del transporte, y que anula por su contenido de total defensa de los intereses ingleses, la posibilidad de que el transporte automotor americano sea factor de competencia frente al sistema de extensión de líneas ferroviarias británicas a lo largo y ancho de la Republica. Lo consiguen mediante la sanción de la ley de creación de la Corporation de Transportes de la Ciudad de Buenos Aires, que anula también una conquista criolla, el «colectivo», haciendo así que todo el transporte quede supeditado a la buena o mala voluntad de la Compañía de Tranvías Anglo Argentina en el perímetro de la Capital Federal y toda la zona pavimentada del Gran Buenos Aires. Lo consiguen después mediante la política de convenios con Yacimientos Petrolíferos Fiscales para las empresas petroleras, política de convenios que aun subsiste y que denuncio que se afirma definitivamente con el segundo Plan Quinquenal a través de este proyecto de radicación de capitales extranjeros; convirtiendo en letra muerta al articulo 40 de la Constitución Nacional y entregando definitivamente la soberanía energética de la Nación al monopolio internacional.

Sr. Rumbo. — ¿Me permite una interrupción el señor diputado?
Sr. Rabanal. — Política septembrina que también sirvió de base en aquel momento para que se sancionara la ley de creación del Banco Central, que los ingleses no habían conseguido siquiera que se aprobara en la India, que era uno de los grandes dominios británicos en aquella época.

Política imperialista que luego se afirma, señor presidente, con la concesión de una nueva serie de beneficios y mejoras para las compañías de electricidad existentes en el país.

Por todo esto repito que aquella etapa tan funesta para la vida y la economía de la Nación tiene ciertos perfiles semejantes a la etapa que estamos considerando. Tres son también, desde 1943 en adelante, los privilegios fundamentales que ha otorgado el peronismo a los grandes capitales imperialistas. El primero consiste en los enormes subsidios anuales acordados a los frigoríficos, según confesara el propio señor ministro de Comercio Exterior en la reunión de la Comisión de Presupuesto y Hacienda y recordara en la sesión celebrada el jueves pasado el señor diputado Alende. Yo quiero recordar a los hombres representantes del trabajo en esta Cámara que estos subsidios" se otorgaron a expensas de los salarios de los obreros de la carne, obreros que fueron apaleados en la plaza del Congreso cuando un día llegaron hasta el propio Congreso de la Nación a solicitar mejo- ras. Mejoras que no pudieron conseguir en aquel momento porque era necesario mantener el alto porcentaje de los dividendos que los frigoríficos americanos debían enviar a sus centrales en Estados Unidos.

El segundo beneficio consiste en el mantenimiento de los privilegios concedidos a las compañías petroleras tal como fueran establecidos en 1936. En 1949 el bloque de diputados radicales solicito el tratamiento de un proyecto de ley por el cual se entregaba a la Nación, por intermedio de Yacimientos Petrolíferos Fiscales, el monopolio y la nacionalización de todas las fuentes de producción, importación y refinación de petróleo.

El pueblo de la Republica debe saber que dicho proyecto fue rechazado por la mayoría peronista, que dice estar al servicio y defensa de los intereses del país. Frente a este panorama dramático de la economía nacional, yo anuncio que esta ley de radicación de capitales, significa la liquidación total de la obra de Yrigoyen y de Mosconi y, con ella, la obra argentina de Yacimientos Petrolíferos Fiscales.

En cuanto al tercero, digamos que los propios términos y alcance del proyecto de ley que estamos considerando, nos eximen de mayor comentario. Esta es la conclusión a que hoy llega el radicalismo al analizar este proyecto de radicación de capitales extranjeros, que, repetimos, esta destinado pura y exclusivamente — ¿para que nos vamos a engañar?— a servir los grandes capitales que en este momento tiene disponibles Wall Street para invertir en America la- tina.

Sr. Rumbo. — Esta totalmente equivocado, señor diputado. Si me permite una interrupción voy a esclarecer las cosas.
Sr. Rabanal. — Por eso nosotros, señor presidente, creemos que estamos sirviendo a la Republica al denunciar aspectos que hacen a cuestiones fundamentales para el futuro de la independencia económica del país; aspectos a los que, como diputados de la Nación, hemos entrado a considerar con sana pasión de argentinos. Lo mismo sucederá fatalmente con la mayor parte de la industria nacional. Así lo evidencian el propio articulado de la ley y sus fundamentos cuando, después de analizar detenidamente su contenido, llegamos a la conclusión de que mientras los bienes físicos, maquinarias, equipos, etcétera, que adquieran los industriales argentinos en el exterior tienen que pagar derechos de aduana, los bienes de capital, plantas industriales, equipos, maquinarias, etcétera, que introduzcan al país al amparo de esta ley lis filiales de los grandes consorcios internacionales —con capitales en muchos casos mucho mas grandes que todos los existentes en el país— pueden ser eximidos del pago de esos derechos, según lo determina el articulo 12 de la misma ley.

La industria nacional se vera así sojuzgada y sometida como consecuencia de la irrupción en masa de grandes filiales de compañías extranjeras en nuestro país. Esa industria nacional que queremos defender en cuanto este organizada y al servicio de los intereses de la Nación, entendemos que no puede ser abandonada en este instante, cuando ella sirvió, en horas criticas y duras para el país, los intereses y necesidades de la población. Esa industria, por una serie de razones contenidas en el proyecto de ley que habrán de comentar otros señores diputados, queda a merced de la buena o mala voluntad de los consorcios extranjeros.

Rara paradoja esta de la radicación de capitales, que es únicamente para los que sirvan a la industria y a la minería, pero no para los capitales que estén al servicio de la educación, de la investigación científica, del arte, de la pesquería inclusive, o de cualquiera otra manifestación de la actividad humana.

La industria nacional se vera así compelida a una política de competencia que no podrá afrontar, ya que será conducida desde afuera y, con la sanción de esta ley, tendrá extendida su partida de defunción definitiva como factor de progreso de la verdadera y autentica industria argentina.

—Varios señores diputados hablan a la vez, y suena la campana.

Sr. Albrieu. — Esta diciendo lo que se le antoja, sin fundamento ninguno.
Sr. Marcó. — Les molestan las verdades.
Sr. Rabanal. — Digamos también que hay industries en la Republica que no han recibido nunca el mismo trato preferencial que merecerán las empresas extranjeras, que llegaran, sin duda alguna, con grandes equipos, plantas y maquinarias mas modernas y con niveles técnicos superiores. Así se llevara a la quiebra a los que han sido los puntales del progreso argentino, a quienes se les negó permanentemente divisas y permisos para mejorar su organización fabril y aumentar su producción.

El señor diputado por San Juan hablo del proceso minero; y yo pienso que no ha sido contemplado en ningún aspecto en el primer Plan Quinquenal y que acaso tampoco pueda desarrollarse en el segundo plan. En cambio, sabemos en que condiciones han promovido este aspecto de la explotación minera en el resto de Latinoamérica esos capitales que hoy se pretende introducir al país. Los pueblos sufridos de Iberoamérica son el mejor espejo en el que deberá mirarse el gobierno antes de decir su ultima palabra.

Por otra parte, estas medidas no servirán de base para una autentica expansión industrial si no la afirmamos previamente mediante una autentica autodeterminación y autoabastecimiento energético, mediante la promoción integral del lema: mas carbón, mas petróleo, mas electricidad: triangulo mágico sobre el cual descansara aun por muchos años el futuro de la grandeza económica nacional.

Sr. Rumbo. — A eso hay que llegar.
Sr. Rabanal. — De lo contrario, seguiremos dependiendo de la importación de carbón y petróleo extranjero, en manos de empresas cuya política de sojuzgamiento del espíritu de la Nación ha sido exhibida con frecuencia por los dos grandes grupos petroleros mundiales.

—Suena la campanilla indicadora de que ha vencido el término de que dispone el orador para su exposición.

Sr. Presidente (Benitez). — Ha vencido el término de que disponía el señor diputado por la Capital para usar de la palabra.
Sr. Rabanal. — Para concluir, señor presidente, quiero expresar que el radicalismo hoy, como ayer y como siempre, estará en estas bancas, en las calles y plazas del suelo argentino al servicio del pueblo en función de la verdad y la libertad. Para nosotros no cuentan solamente los aspectos materiales de la vida de la Nación. Valoramos y defendemos también los aspectos espirituales de la Republica, que son los que hicieron posible la grandeza moral de nuestra querida patria y el orgullo con que exhibimos nuestra condición de argentinos.

Para que el progreso argentino sea una realidad es necesario, entonces, que la paz y la concordia —no la convivencia que se pretende ahora— sean una realidad a través de la libertad de todos los presos políticos, de la libertad de prensa y de pensamiento, del regreso de los exilados a la patria, de la terminación del estado de guerra interno, de la derogación de todas las leyes de tipo represivo, de la vigencia plena de la Constitución...

—Varios señores diputados hablan simultáneamente, y suena la campana.

Sr. Rabanal. —...El día que esto sea una realidad argentina, afirmo que los capitales honestos, no los de la política del hot money o los típicamente gangsters llegaran a servir a la Nación sin necesidad de ofrecerles leyes especiales, porque entonces capitales e inversores arribaran a nuestras playas para promover la grandeza de la Republica, y no para maniatarla en su destino.

Nuestra lucha tiene así una meta y un significado. Bien sabemos que este proceso argentino es un episodio más en la lucha por la liberación del hombre. Por eso luchamos para que prevalezca la razón sobre la fuerza, la fraternidad sobre el odio, la libertad sobre la tiranía, la verdad sobre el sofisma y la demagogia, el espíritu sobre la materia, la patria sobre el Estado-partido. Aunque no sea comprendida por muchos, esta es nuestra contribución heroica en horas sombrías para el hombre argentino y su destino. (¡Muy bien!; ¡Muy bien! Aplausos.)

—Varios señores diputados hablan a la vez, y suena la campana.

Sr. Miel Asquia. — Quede constancia de que el discurso del señor diputado es una demostración más de nuestra tolerancia.
Sr. Presidente (Benítez). — Tiene la palabra el señor diputado por Córdoba.
Sr. Camus. — Antes de comenzar su exposición, y con la venia de la Presidencia, ¿me permite una interrupción el señor diputado?
Sr. Spachessi. — Si, señor diputado.
Sr. Presidente (Benítez). — Tiene la palabra el señor diputado por San Juan.
Sr. Camus. — Deseo pronunciar unas pocas palabras para refutar las expresiones del señor diputado Rabanal relacionadas con el desarrollo minero del país, materia en la que —dijo— no se ha hecho nada en el primer Plan Quinquenal. Y, para demostrar que el señor diputado carece de fundamento en sus afirmaciones, voy a dar algunas cifras que revelan el estimulo que el Estado ha dado a la actividad minera, y que no se podrá desconocer sin caer en temeridad.

El gobierno ha fomentado las explotaciones a través de una adecuada política crediticia: antes del 46 era nula; en 1946 se acordaron préstamos por la suma de 355.000 pesos, cifra que ascendió a 6.000.000 en 1947; a 13.000.000 en 1948, también a 13.000.000 en 1949, a 20.000.000 en 1950, y a 44.000.000 en 1951.
Esas sumas se aplicaron en trabajos múltiples por la actividad privada. A su vez, el Estado realizo obras de exploración y estudios de cubicación, por ejemplo, en los yacimientos ferríferos de Sierra Grande, hasta establecer reservas del orden de 100.000.000 de toneladas en los yacimientos de Aguas de Dionisio —en Catamarca—, cuyo tenor de oro es de alta ley, y en otros que permitieron comprobar la excelencia del mineral y sus grandes rendimientos.

La producción minera, según la estadística de la Dirección Nacional de Minas, arroja los siguientes aumentos: caolin, 200 %; baritina, 200 %; talco, 200 %; coridon, 40 %; granate, 400 %; feldespato, 50 por ciento...

Sr. Alende. — No hay ningún problema; ¡todo lo arreglo Perón!
Sr. Camus. — Esa es la primera verdad que dice el señor diputado.


—Varios señores diputados hablan a la vez, y suena la campana.








Fuente: Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina.

Leer más...

sábado, 23 de mayo de 2015

Saúl Alejandro Taborda: "El 18" ((1930-1932)

Por lo demás, justifica también toda intromisión en estos asuntos la actitud negativa que los pedagogos de profesión han adoptado siempre frente a nuestro momento educacional.

Pocos años hace –fue el año 1918– un núcleo reducido de universitarios se dio a la tarea de rever la enseñanza vigente y de renovar los institutos educativos.

La voluntad reformista se expresó en una acción inmediata. La masa estudiantil invadió las aulas en un levantamiento de franca beligerancia. Son conocidos los episodios capitales de aquella gesta, pues su repercusión alcanzó con rapidez a varios pueblos del continente.

¿Qué hicieron entonces los pedagogos de profesión? ¿Qué dijeron a la juventud insurreccionada que los negaba enérgicamente en Córdoba, en buenos Aires, en Santa fe y en La Plata? ¿Qué nuevas orientaciones, qué rectificaciones propusieron a su disciplina ante la prueba rotunda de la violencia que descalificaba toda la obra de su docencia? ¿Qué solución ofrecieron a la crisis los normalistas de Paraná, los egresados del Instituto Nacional de Profesores de buenos Aires, los cienciados de la facultad de Ciencias de la Educación de La Plata? Casi todos, si no todos, recurrieron a la prudente sabiduría del buen callar. Enmudecieron los viejos maestros. Enmudecieron interrumpidos en sus augustas labores por la estudiantina rebelde, como sacerdotes antiguos sorprendidos en pleno ritual por el asalto de la barbarie. Debió parecerles un sacrilegio sin precedentes la actitud de la turba docenda que destruía, delante de ellos, la obra de tantos y tan largos años de arduos desvelos y de sostenida dedicación.

Y sin embargo, guardaron silencio los viejos maestros. Guardaron silencio en el momento en que era necesario que hablaran los sostenedores de la fórmula «la enseñanza para los pedagogos». La deserción de la justa a que los ha provocado la aguda crisis de la enseñanza, ¿no basta para conferir personería a aquellos que, sin ser iniciados, se interesan por estas cuestiones?

Más todavía: justificada así la actitud intervencionista, ¿no se ve claramente la necesidad de declararse en estado de guerra contra los pedagogos de profesión?

Toda injerencia es un desalojo. fuera acaso mejor y más cómodo dejarlos ahí, a los unos, en el solemne mutismo en que se han encerrado; a los otros, conspirando en círculos y cofradías contra la novedad incomprendida que los ha privado de la comodidad de los días ausentes; a los de más allá, traduciendo con mano zurda en las columnas de cotidianos reaccionarios el sordo rencor contra las conquistas de una reforma que ha dislocado su simple sistema de ideas; y, a los últimos, gestionando postreros aumentos de sueldos con miras a una más proficua jubilación; pero están todos tan identificados con las prácticas docentes seguidas hasta hoy que no se puede remover a éstas sin afectar de un modo directo a sus sostenedores.

El movimiento de renovación iniciado en el año 18, si no quiere concretarse a ser una vana intentona referida a los estudios universitarios, no puede olvidar que toda la enseñanza –jardines de infantes, escuelas primarias, colegios normales, liceos, colegios nacionales– está todavía en manos de pedagogos que sirven a una pedagogía sobrepasada, y que, mientras esto siga así, nada de bueno se puede hacer en orden a los llamados estudios superiores.

Ningún motivo milita en favor de una actitud de contemporización o de indiferencia frente al ordenamiento total de nuestra enseñanza. Todo ese ordenamiento debe ser alcanzado por la acción reformista. Reducir esta acción a los institutos universitarios no sólo es acusar ignorancia del proceso formativo sino que también, y sobre todo, es favorecer el viejo criterio que ha mutilado siempre dicho proceso en mil partes diversas, con propósitos y resultados contrarios a la enseñanza.

Tenemos ya de esto una experiencia aleccionadora. Muchos de aquellos que hoy medran a la sombra protectora del presupuesto escolar llegaron a apoyar, de modo más o menos subrepticio, la reciente revuelta de los estudiantes mientras esta revuelta se limitó a las aulas universitarias. Reconocieron entonces que una innovación era ahí necesaria y urgente. Pero, tan presto como el movimiento quiso invadir, por lógica y natural derivación, los establecimientos secundarios, tal como aconteciera en el Colegio Nacional de La Plata –la magna quies–, se convirtieron en reaccionarios feroces. Intuyeron el riesgo que va anexo a una revisión integral, y lo que no les pareció peligroso mientras se concretara en esa oficina expedidora de certificados que es nuestra universidad, les pareció catastrófico cuando se trató de construir desde los cimientos en nombre del principio de la unidad sistemática de la enseñanza. Conviene desconfiar de los reformistas –que los hay en buen número– que afirman que el problema de la reforma sólo está radicado en la enseñanza universitaria. Es gente que quiere enervar la eficacia del alto designio. O, por lo menos, es gente que no alcanza a plantear la cuestión en sus términos justos.









Fuente: Investigaciones Pedagógicas (1930-1932) de Saúl Alejandro Taborda.

Leer más...

viernes, 22 de mayo de 2015

Juventud Radical: "Ante el 4 de junio" (21 de junio de 1943)

Como hombres jóvenes del radicalismo pertenecemos a una generación sacrificada, cuyo aporte creador obstruyeron el fraude, por una parte, y por la otra la formación de capitales políticos, tantas voces al margen de reglas éticas y cívicas, y el entrelazamiento de intereses que bloquearon los mecanismos de renovación. Así se vio el sorprendente espectáculo de una joven nación con vida pública privada de juventud.

Compartimos con nuestro pueblo la reflexiva determinación de iniciar una nueva etapa de nuestra historia civil.

Ansiamos una legalidad de fondo con instituciones democráticas vitalidades por un renovado espíritu cívico, resguardado de deformaciones por la previsión de los resortes necesarios para evitar la reedición de las fallas que subalternanizan la acción política.

No basta garantizar el sufragio en el instante de colocarlo en la urna. En ese instante, el ciudadano no se elige: se limita a escoger entre una nomina y otra nomina. Habrá que garantizarlo antes y después, en el seno de las agrupaciones que canalizan las corrientes populares que pueden presionar en la conciencia de cada ciudadano. Aspiramos a una reorganización general de la política argentina. El radicalismo no puede permanecer insensible al reclamo de la opinión nacional que exige la dignificación y el enaltecimiento de nuestra democracia. Formulamos una apelación al patriotismo de sus conductores para que tracen con sus actos el rumbo a que aspira el país.


Presidente: Moisés Lebensohn

Secretario: Juan Carlos Pugliese









Fuente: Declaración de la Juventud Radical de la Provincia de Buenos Aires ante los sucesos del 4 de junio de 1943.

Leer más...

lunes, 18 de mayo de 2015

Manuel Ortiz Pereyra: "Yrigoyen la Idea misma de la Reparación" (1926)

La Revolución de Mayo y la declaración del Congreso de 1816, nos dieron una primer a Independencia: la de la Nación Argentina, con respecto a las demás naciones del mundo.

El advenimiento de Hipólito Yrigoyen, nos aseguro, justamente un siglo después, la segunda Independencia: la del pueblo para gobernarse libremente dentro de la Nación libre (1).

Ahora nos falta completar la nacionalidad, conquistando la última Independencia: nuestra Independencia Económica.

¿Es necesario, acaso, demostrar que el pueblo argentino carece de independencia económica?

Todos sabemos cuan deficiente es la preparación de nuestros compatriotas para la lucha par la vida. Cuan rudimentarios y simplistas son sus medios económicos: el conchabo o el  empleo, publico o privado, según sean proletarios o de clase media.

Cuando alguien ejerce un oficio, esta excepción no proviene de la eficiencia obtenida en alguna de las innumerables escuelas que sostiene el Estado, sino de la capacidad personal puesta en juego para elevarse, por si, de la categoría de peón a la de oficial, y, muy raramente, a la de patrón.

En materia de profesiones, el país solo ofrece escuelas para dar títulos de doctores y formarlo que ya se llama el Proletariado Intelectual Si se hiciera una estadística en procura de la verdad acerca de este proletariado, se vería que el 90 por ciento de los doctores argentinos, vive, fundamentalmente, del empleo publico.

Los hombres de negocios, los directores y propietarios de las grandes compañías comerciales e industriales, los exportadores y los importadores, los dueños de las empresas de transportes, los capitalistas que trafican con nuestra producción, los que gobiernan y mandan en las diversas actividades económicas del país no son argentinos, y esto no necesita demostrarse.

¿Será indispensable esperar el transcurso de otro siglo, como el de 1816 a 1916, para que el pueblo do la Republica Argentina logre su tercera emancipación?

Planteado este problema desde el alto punto de vista de nuestra aspiración hacia nuestra total Independencia Nacional, parece lógico que su solución debe buscarse en la Escuela y en la Legislación Agraria, porque corresponde a la primer a el trabajo de armar al ciudadano con cierta capacidad para triunfar en la vida y porque la segunda es la que debe abrirnos las puertas de salida de las ciudades argentinas para que podamos gozar de los dones que la Naturaleza ofrece generosamente, en el campo, a todos los habitantes de la Republica.

La tarea de hoy no consiste, pues, en ensenar en las escuelas muchas ciencias, sino en procurar la aplicación de ellas a los fines de la vida actual, y, en particular, a los fines económicos, perentoriamente exigidos por las nuevas necesidades propias de la transformación operada en el mundo durante el ultimo medio siglo.
El cientificismo de los planes de estudios y programas de actualidad, es idéntico al que sirvió para instruir a nuestros abuelos, que vivieron sencilla y reposadamente como correspondía que vivieran, a fin de que preparasen y ejecutasen la Revolución del Saber y de las Ciencias cuyo uso y goce nos estaban deparados a nosotros por las grandes leyes inmutables del progreso humano.

Por lo que respecta a nuestra Legislación, es sorprendente comprobar que este país, cuyo pueblo soporta, sin poderlas ignorar, mas de un millón de leyes — calculándolas por artículos y por incisos, con sus correlativas reglamentaciones y computando el vasto cuerpo de jurisprudencial con fuerza de leyes, — carece, sin embargo, de leyes destinadas al fomento real, a la protección eficaz de sus dos únicas y grandes fuentes productoras de los recursos que dan vida y movimiento a la economía y a las finanzas de toda la Nación.

Por todo esto, ninguna preocupación de gobierno, ninguna consagración intelectual, ninguna inspiración patriótica mereceré tantos respetos de las futuras generaciones argentinas como las que podamos aplicar para redimirnos del ultimo vasallaje bajo el cual desplegamos jactanciosamente nuestros mas puros sentimientos nacionalistas, y para cumplir nuestra tarea de hoy, vivificando el contenido, genialmente intuitivo, de los tres gritos sagrados del Himno de la Patria.

(1)

Admito que en este instante de la vida cívica nacional pueda ser objetada esta significación histórica, para mi indudable, del Yrigoyenismo; mas espero de la critica razonada e imparcial el reconocimiento de esta verdad, reiteradamente expresada por Hipólito Yrigoyen: "Nuestro Radicalismo, mas que un partido político, es un verdadero apostolado cívico".

Para comprender esta definición, tan sintética como exacta, es indispensable remontar la corriente de los sucesos que determinaron la revolución del 26 de julio de 1890.

Es sabido que desde la proclamación de 1816, por el Congreso de Tucumán, hasta la promulgación de nuestra Carta Orgánica en 1853, transcurrió un periodo tan generalmente caótico y tumultuoso, que apenas pudo ser contenido por la Tiranía. Para concluir con ese periodo de zozobras, se hizo indispensable una  constitución fuertemente presidencialista como la del 53 porque era la única manera de apuntalar la nacionalidad embrionaria que se desarticulaba por causa del caudillismo, tanto como por causa del espíritu de rebelión sedimentado, sin duda, durante la Guerra de la
Independencia.

Merced a esa Constitución que otorgo al Presidente de la Republica, con habilísimos eufemismos y a pesar de su artículo 19, la suma del Poder, pudo estabilizarse la paz interna y pudo el país emprender su marcha hacia sus grandes y claros destinos.

El Presidente de la Nación Argentina que es Jefe de todas las fuerzas armadas de la Nación y las manda con un Código y Tribunales que lo erigen en Juez Supremo y en Supremo ejecutor; el Presidente que nombra y remueve, por su solo arbitrio, a todo el personal de la administración, que maneja excluyentemente las relaciones internacionales y declara la paz o la guerra, que interviene las Provincias a voluntad (artículos y 69 y su jurisprudencia), y una vez intervenidas detenta en sus manos el poder para hacer elegir gobernadores, legislaturas y Congreso Nacional, y que, por lo tanto, puede hacer leyes y puede hacer jueces y puede disolver el Poder Legislativo... ¿En que se diferencia, prácticamente y en definitiva, del detentador de la Suma del Poder Publico fulminado por el art. 19?

Ahora bien: así como la guerra de la Independencia sedimento el periodo caótico y tumultuoso que vino a clausurar la Constitución ejecutivista vigente, así también el omnímodo ejercicio del Poder, otorgado por ella, determino la formación de una clase parasitaria, burocrática y oligárquica, que hacia cada vez mas ilusorio el precepto básico de esa Constitución: la forma republicana y democráticamente representativa que adopto en su articulo 19 para el Gobierno de la Nación.

De ahí que hubo momentos en que el país apareció gobernado como una Gran Estancia Criolla, con 14 capatacías, una en cada Provincia, sin faltar, en ciertos casos, los gobiernos de familia.

Llego también un momento en que el pueblo empezaba a marchar dividido en dos clases sociales: la autodenominada aristocracia y el pueblo; detentadora arrogante, la una, de todos los derechos y casi genuflexo, el otro, bajo la carga de todos los deberes.

Y así fue como, históricamente, se encendió, como una lámpara votiva, "La causa de la Reparación Nacional" que tuvo por objetivo la conquista de la libertad del pueblo para gobernarse como manda el articulo 1 de la Constitución cuando establece que la Nación Argentina adopta para su Gobierno la forma Republicana, Representativa, Federal.

No era un partido político el que pugnaba por el cumplimiento de la norma constitutiva de la nacionalidad que jamás había sido practicada. Era un verdadero apostolado cívico.

Las revoluciones del 90, del 93, y del 905, concretaron este ideal, el que, a su vez, fue grabado imborrablemente en manifiestos y en proclamas dirigidos al pueblo, siempre por inspiración y con la firma de Hipólito Yrigoyen, cuya vida y cuya acción publica, por otra parte, son paralelas y rígidas como trazadas para subrayar concluyentemente la unidad y la paternidad de los sucesos nacionales en que le ha correspondido ser, a la vez, autor y actor.

Si a Yrigoyen se le juzgara desde este elevado punto de mira, no se incurriría, como algunos vulgarmente incurren, en el error de considerarlo como un gran caudillo. Carece de todas las cualidades del caudillo.

Su contacto con el pueblo es exclusivamente espiritual y se mantiene porque el pueblo lo reconoce como su Conductor, en el sentido republicano del concepto que es el más alto sentido en que se orientan las corrientes políticas del siglo.

Gracias a Yrigoyen ahora podemos decir que la Nación ha conquistado su libertad para gobernarse por si misma.

Yrigoyen carece de las cualidades del caudillo. Tiene, en cambio, las calidades intrínsecas del Reformador: la tenacidad, la unidad de acción, la intensidad de la fe, la altura del ideal, la connaturalización completa del hombre y la obra, el afán de alcanzar las ultimas perfecciones de esa obra, y la plena seguridad, en si mismo, para ejecutarla.

Por eso nadie podrá arrebatar a Yrigoyen la bandera de su fe, como nadie podrá impedir al pueblo que le siga, ciegamente, enorgullecido de ser "Personalista"

El pueblo es personalista, no porque la persona de Yrigoyen le agrade o le desagrade, ya que apenas la conoce, sino porque esa persona es una Idea, la Idea misma de la Reparación, alzada por Yrigoyen hasta las alturas de un verdadero apostolado.

Cuando la Republica viva respirando a plenos pulmones los aires de la democracia pura, Yrigoyen dejara de ser ídolo popular, porque al desaparecer una causa desaparece su efecto.

Los historiadores, entonces, tendrán que colocarle en su sitio y decir de el que fue el fundador de la Republica, de esta Republica nuestra, tan libre con respecto al mundo internacional como libre del dominio de castas, de oligarquías o de clases sociales, con respecto a su propio mundo interno.

Para reemplazar a Yrigoyen como ídolo popular será preciso que aparezca en el escenario de la Republica un argentino capaz de redimir al pueblo de su esclavatura económica, como el fue capaz de redimirlo de la esclavatura política y como la Revolución de Mayo lo redimió de España.







Fuente: Prólogo a La Tercera Emancipación "Actualidad Economica y Social de la República Argentina" de Manuel Ortiz Pereyra, 1926.

Leer más...