Páginas

jueves, 20 de noviembre de 2014

Eduardo S. Rosenkrantz: "Petróleo y Congreso en 1958" (1992)

Desde antes de su acceso a la Presidencia de la Republica, el doctor Arturo Frondizi modifico sus puntos de vista sobre la enseñanza universitaria estatal o privada, la vigencia de la legislación de los gobiernos de facto, la explotación comercial petrolera y eléctrica, etcétera. No hay objeción a una evolución de las ideas ante un cambio de circunstancias que entornan una problemática determinada. Pero en este caso ello ocurrió sin ese cambio, con graves sospechas de corrupción entre sus colaboradores y sin conocimiento del partido oficialista ni de sus bloques legislativos. Además, con un esfuerzo patético por su hipocresía, para demostrar que se estaba cumpliendo el programa electoral con el que se triunfo el 23 de febrero de 1958.
Frondizi fue el adalid del monopolio estatal en el rubro petrolero. Combatió a Perón cuando este firmo unos contratos con compañías norteamericanas y denuncio que su campaña anticlerical era una cortina de humo para ocultar la entrega        ;
En julio de 1958 Frondizi anunció por televisión la firma de una serie de contratos petroleros con empresas del rubro y con otras, simples financieras. Eran iguales a los que había combatido antes. Años después, en 1960, reconoció ante un grupo de legisladores que eran meras concesiones (Diario de Sesiones de Diputados, 1964, IX, p. 6030), cosa que había negado en una primera instancia. Y siguiendo el ejemplo de Perón, introdujo la cuestión de la universidad estatal o privada, dividiendo a la ciudadanía con una nueva cortina de humo que la distrajo de la cuestión petrolera.
Los contratos del petróleo no fueron enviados al Congreso Nacional. Pero el tema se trató en el debate sobre nacionalización de los yacimientos de hidrocarburos. Las bancadas de la UCRI y de la UCRP sostuvieron tesis encontradas sobre la propiedad nacional o provincial de aquellos, pero coincidieron en adjudicar a los entes estatales el manejo de la política energética  (Diarios de Sesiones de Diputados, 1958, VIII, pp. 5797 y ss ), la discusión verso sobre los contratos, pero la votación se ciño al proyecto en consideración. La mesa directiva de la UCRI retiro su lista de oradores para impedir una crítica a los contratos por los diputados del propio bloque partidario.
Se había cometido un crimen de lesa democracia, cuando un partido político recluta el voto ciudadano, obtiene un mandato que debe cumplir, en los aspectos esenciales de la gestión gubernamental. Si no es así, la democracia pierde vigencia, pues el elector opta por grupos de personas, que una vez llegados al poder, ha ran lo que estimen conveniente, aunque no se conforme con la orientación general del voto popular Entonces, puede sostenerse validamente que tanto da un partido político como otro y un gobierno elegido democráticamente como uno elegido autoritariamente. De ahí en más, no hay democracia.





















Fuente: Historia de la Argentina "La Democracia Débil" Hyspamerica, 1992
Leer más...

viernes, 14 de noviembre de 2014

Eduardo R. Saguier: "Resistencia Radical a la Dictadura en Argentina" (1966-68)

Capítulo I

Resistencia Radical a la Dictadura en Argentina (1966-68)

En la resistencia a la dictadura de Ongania en Argentina (1966-70), se registraron numerosos acontecimientos en ocasión de efemérides caras a la historia del Radicalismo argentino donde se puso en evidencia la voluntad de combatir a la misma. A continuación hemos recogido algunas de dichas expresiones, que quedaron estampadas en los periódicos de la época.

Incidentes-Efectuóse el sepelio de la señora Silvia E. M. de Illia
(La Nación, jueves 8 de septiembre de 1966)

Crecida concurrencia asistió al acto del sepelio de la señora Silvia Martorell de Illia, realizado ayer en la Recoleta.
Cuando en las primeras horas de la tarde, después de una ceremonia religiosa en la iglesia del Pilar y dos discursos ante la tumba de Alvear, en la entrada de la necrópolis, el ataúd cubierto de orquídeas fue depositado en la bóveda de la señora Marcelina Alem de Irigoyen, la gente colmaba la zona del cementerio. En repetidas ocasiones saludó el paso del cortejo con pañuelos en alto y, concluídas las ceremonias fúnebres, cuando el doctor Arturo Illia se retiró del lugar, fue ovacionado al grito de “¡presidente! ¡Presidente!”.
Toda la plana mayor del gobierno del doctor Illia, desde ministros a funcionarios, y desde jefes partidarios hasta numerosos simpatizantes, estuvieron presentes en las ceremonias. Poco después de retirarse el ex presidente, a la salida de la Recoleta, parte de la gente inició una manifestación que circuló hasta las inmediaciones de Callao y Santa Fé, donde fue dispersada por las fuerzas policiales de un carro de asalto.
Los manifestantes en los primeros momentos calculados en unas trescientas personas, agitaban pañuelos y gritaban estribillos como Illia presidente!, Gobierno civil! Y Militares al cuartel!”. Entre los manifestantes se vió al yerno del ex presidente Gustavo Soler, y a muchos dirigentes de las organizaciones juveniles de la disuelta UCRP.

El cortejo fúnebre
Una docena de carrozas repletas de ofrendas florales y un coche fúnebre conduciendo el ataúd inició a las 10.40, desde el domicilio del doctor Nicolás Romano, donde fueron velados los restos de la señora de Illia, en Uriburu 1020, la marcha hacia la Recoleta.
Inmediatamente detrás del coche fúnebre se ubicaron el doctor Illia, sus hijos y otros familiares, ex ministros y dirigentes de la UCRP; todos iniciaron la marcha a pie hacia el cementerio, seguidos por un público que colmaba aproximadamente la extensión de dos cuadras. Un patrullero policial y algunos motociclistas encabezaban el cortejo abriéndole camino entre el numeroso público.
Desde las 5 de la mañana la afluencia de gente al lugar del velatorio se había renovado, repitiéndose largas filas para tener acceso al lugar. A las 9 había ya un denso gentío en la zona y el tránsito estaba cortado. A las 9.30 el doctor Illia, acompañado de sus hijos y otros íntimos se dirigió hacia la capilla donde se velaban los restos de su esposa y poco después se clausuraron las puertas del recinto y se procedió a sellar el féretro.
Con dificultades debido a la densidad del público, el cortejo fúnebre tomó por la calle Uriburu y luego por Juncal, Ayacucho, hasta desembocar en la avenida Quintana, frente a la iglesia del Pilar.
La inhumación
Concluidos los discursos, y con las mismas características de confusión, el cortejo se dirigió por la avenida principal de la Recoleta y luego por una de las laterales hasta el frente del mausoleo de Marcelina Alem de Irigoyen. En el mismo, luego de una corta ceremonia, se colocó el féretro de la señora de Illia. A continuación descendieron para despedirlo el Dr. Arturo Illia, sus hijos Emma, Leandro Hipólito y Miguel, y el profesor Ricardo Illia. Leandro salió del mausoleo con una orquídea, que entregó a su hermana Emma, y luego los dos, junto con el doctor Illia, se dirigieron hacia la salida tomando diferentes calles internas para evitar al público, pero sin poder escapar a numerosos apretujones y empellones de los que al grito de “Presidente”, trataban de estrechar la mano del doctor Illia.
Al llegar el cortejo junto a la salida, los jóvenes comenzaron a saltar y agitar pañuelos blancos al grito de “Gobierno civil”, o “Illia presidente”, mientras algunos trataban de imponer silencio y los menos entonaban el Himno nacional.
Finalmente, una avalancha acercó al doctor Illia a un coche del cortejo, donde entró con sus dos hijos, despedido por aclamaciones.

La manifestación
Al partir el doctor Illia y sus familiares, quedaron en el lugar recibiendo el saludo de los asistentes, los ex integrantes de su gabinete, doctores Palmero, Solá y los hermanos Leopoldo y Facundo Suárez.
Al mismo tiempo, eran ya las 13.30, alrededor de 200 jóvenes que habían asistido al sepelio marcharon en manifestación por la avenida Quintana en dirección a Callao reclamando reimplantación del gobierno de Illia y estribillos como “No nos puede gobernar un gobierno militar”. Al llegar a Callao, dos coches patrulleros cruzaron la manifestación, a la cabeza de la cual aparecía el doctor Gustavo Soler, yerno del doctor Illia, pero también el resultado fue negativo. En Las Heras, con otro carro de asalto, logróse dividir a los manifestantes en dos grupos. El más reducido y exaltado siguió por Callao hacia Santa Fe, quebrando el vidrio de un camión estacionado chapa 771.351, y profiriendo insultos contra la policía. En la esquina de Callao y Santa Fé, de este grupo se destacó un joven rubio, de barba recortada, y que luego de insultar a los policías desde corta distancia, mientras agitaba un pañuelo rojo, fue detenido.
Al obligarlo a ascender a un camión de la Guardia de Infantería, que se encontraba en el lugar, el joven propinó una trompada en la cara al oficial que realizó la detención, lanzando el casco del mismo a regular distancia. Al mismo tiempo, con singular encarnizamiento, repartió puntapiés y trompis en la cara de los servidores del orden que se encontraban en el interior del vehículo. Estos respondieron con sus bastones, y luego se procedió a lanzar una bomba lacrimógena para dispersar a los que se encontraban en el lugar.

Detenciones
La jefatura de Policía informó que el joven detenido en el incidente se llama Eduardo Ricardo Saguier, argentino, de 23 años, soltero, estudiante, y que además fue detenido Rodolfo Banclari, argentino, de 40 años, soltero, empleado.

Fuente: La Nación, jueves 8 de septiembre de 1966

Rindióse homenaje ayer a Yrigoyen y Sáenz Peña (La Nación, jueves, 13-X-1966)
Con asistencia del ex presidente Illia se ofició ayer al mediodía una misa en la basílica del Pilar, con motivo de cumplirse cincuenta años en que Hipólito Irigoyen alcanzó la primera magistratura del país.
Estuvieron, además, presentes en el homenaje, que fue organizado por la comisión nacional de la disuelta UCR del Pueblo, que preside el doctor Ricardo Balbín, el ex vicepresidente de la Nación, doctor Perette; los ex ministros Miguel Angel Zavala Ortiz, Leopoldo Suárez, Carlos Aleonada Aramburu, Fernando Solá y Juan Carlos Pugliese; el ex Intendente Rabanal; los ex presidentes de la Cámara de Diputados y Senadores, respectivamente; señores Arturo Mor Roig y Eduardo Gamond, y muchas figuras vinculadas a la administración anterior. El doctor Illia llegó a la iglesia a las 11.40 en compañía de su hijo Leandro Martín y de su hermano, el profesor Ricardo Illia. La llegada del ex mandatario hasta la entrada del templo se hizo con mucha lentitud debido al crecido número de personas congregadas en el lugar. En la oportunidad se escucharon expresiones como éstas: “¡Viva el presidente argentino!”, “¡Viva el hombre de América!” y “¡Viva el doctor Illia!”.
Al término del oficio religioso se renovaron las expresiones de adhesión al presidente depuesto. La concurrencia se dirigió luego hasta la tumba de Irigoyen, donde se guardó un minuto de silencio y fue depositada una ofrenda floral que tenía la siguiente inscripción: “Homenaje del radicalismo del Pueblo”. Terminó la ceremonia con el Himno Nacional y la marcha “Adelante, radicales”. Frente al sepulcro se oyeron expresiones como “¡Viva la UCRP!” y “¡Viva la Democracia!”.
Acto seguido, se dirigieron hasta la tumba del ex presidente Roque Sáenz Peña, donde también las autoridades de la comisión nacional de homenaje colocaron una ofrenda floral. Nuevamente se volvió a entonar la marcha que distingue a la agrupación y a la salida del cementerio una nutrida concurrencia gritó a viva voz: “¡Presidente, presidente, presidente!”. El público se disgregó luego en perfecto orden.

En Santo Domingo
Por la tarde, en la Iglesia de Santo Domingo se efectuó otro oficio religioso en memoria del ex presidente Irigoyen, acto que contó con la asistencia del ex presidente Dr. Arturo Illia, el ex vicepresidente, doctor Carlos Perette y numerosos dirigentes de la UCRP.

Incidencias
Finalizado el oficio religioso, a las 20.40, diez minutos después salió del templo el ex presidente Illia, rodeado de correligionarios, mientras se agregaban a la comitiva unos cincuenta jóvenes que habían entonado cánticos alusivos al derrocamiento del gobierno Radical del Pueblo.
El ex presidente ascendió a un automóvil estacionado en Defensa, que lentamente se puso en marcha rodeado de numerosos jóvenes, entre los cuales había algunas mujeres.
Mientras tanto en la intersección de la avenida Belgrano y la citada calle se habían apostado efectivos de un carro de asalto del Cuerpo Guardia de Infantería, y como se extendiera en demasía la despedida del doctor Illia comenzaron por dispersar por la fuerza a aquellos.
Produjese entonces una refriega que en algunos instantes fue violenta y uno de los jóvenes que resultó herido en la cabeza fue llevado al carro de asalto.
Esta situación enardeció a los que permanecían aún en el atrio de la iglesia que comenzaron a gritar contra la policía, hasta que la intervención del R.P. Defalconioni hizo que las cosas se apaciguaran.
Durante los hechos resultaron varios agentes con contusiones, así como también Eduardo Saguier, argentino, de 23 años, soltero, estudiante.
Este fue detenido juntamente con Marcos Antonio Di Caprio, argentino, de 23 años, soltero; Oscar Raúl Di Filippo, argentino, de 34 años; y Andrés Viajeras, argentino, de 22 años.
A los cuatro mencionados se les instruye sumario por atentado a la autoridad, lesiones y desacato.

Desorden
También a las 20.40 en la esquina de Lavalle y Esmeralda, un grupo de personas, intentó organizar una manifestación relámpago.
Inmediatamente intervinieron agentes de las comisarías 3ª y 1ª, dado que el lugar mencionado es el deslinde entre ambas jurisdicciones.
La policía intimó a los componentes del grupo a disolverse, y detuvo a cuatro de ellos que no acataron la orden.
Los detenidos son Roberto Asisa, argentino, de 23 años, Leopoldo Raúl Vivas, argentino de 20 años, y dos menores de edad.
A los detenidos se les instruye en la comisaría 1ª un sumario por desorden, estableciendo las autoridades que se trata de personas de tendencia Radical, que arrojaron algunos volantes –los cuales no pudieron ser secuestrados—en los que se formulan alusiones y severas críticas al gobierno.
Los menores, una vez que se proceda a su debida identificación, serán entregados a sus padres.

Fuente: La Nación, jueves, 13-X-1966

Le fueron aplicados al Dr. Raúl Alfonsín 30 días de arresto (La Nación, 4-IV-1968)

La Plata.- El jefe de policía de la provincia, en su condición de juez de faltas, dispuso ayer la libertad de cinco de los detenidos a raíz de un acto político realizado en esta ciudad. Al mismo tiempo aplicó 30 días de arresto no redimible por multa al ex presidente del comité de la provincia de la disuelta Unión Cívica Radical del Pueblo, doctor Raúl Alfonsín.
Como se informó en una edición anterior, con motivo de un acto relámpago realizado el martes último en la intersección de las calles 7 y 50, fueron detenidos lo señores Alfredo Camarlinghi, ex Ministro de Acción Social durante el gobierno del doctor Anselmo Marini; Edgardo Carlos Ferrari, José Fontán y Fulgencio Romero, ex senadores provinciales y Eduardo Saguier.
A raiz de esta situación, los doctores Carlos Aleonada Aramburu, Antonio Troccoli, y Miguel B. Zselagowski interpusieron ante el presidente de la Suprema Corte de Justicia un recurso de Habeas Corpus a favor de los mencionados, en cuya nómina no se incluyó al doctor Alfonsín por considerarse que su situación era distinta frente a los hechos.
Así planteadas las cosas, ante un pedido de informes sobre la situación de los
nombrados a favor de los cuales se interpuso el recurso, el juez de faltas comunicó al titular del alto tribunal, doctor Amílcar Baños, que una vez notificados de la falta que se les imputaba, ayer había dictado sentencia absolutoria, disponiendo la libertad de los nombrados.
En cuanto al doctor Alfonsín, continúa detenido en la comisaría 3ª de esta ciudad, sin que existan, según se informó, restricciones en torno de visitas, de familiares y amigos.
Al respecto pudo conocerse que el doctor Alfonsín, una vez notificado de la resolución de arresto, decidió presentar apelación, a cuya redacción se encuentran abocados los profesionales ya mencionados anteriormente.

Fuente: La Nación, 4-IV-1968

Hubo incidentes en la Recoleta al prohibirse un homenaje a Yrigoyen (La Prensa, Domingo 13 de octubre de 1968
Fue impedido por la policía el acto de homenaje al expresidente Hipólito Irigoyen, que se había anunciado para ayer a las 11, en el cementerio de la Recoleta. Había sido organizado por el disuelto Comité de la capital de la Unión Cívica Radical del Pueblo, y consistía en la colocación de una palma de flores en la tumba que guarda sus restos, ceremonia que según manifestaron dirigentes de aquella agrupación, debía realizarse en silencio y en forma ordenada. Se hallaban presentes entre la concurrencia los doctores Arturo U. Illia y Ricardo Balbín, y el señor Francisco Rabanal.
Cuando la columna se dirigía al lugar donde se halla la tumba al ex presidente, la policía, encabezada por el comisario de la seccional 19 impidió su realización. Hubo protestas y varias personas fueron detenidas. El público fue alejado a empellones y
gritos por la Guardia de Infantería y cuando las protestas arreciaron, algunos de los asistentes fueron golpeados por los soldados. Para dispersarlos intervino el camión hidrante Neptuno, que mojó, inclusive a miembros de cortejos fúnebres, que eran ajenos a los sucesos. Fue desalojada la plaza y los alrededores, mientras que los detenidos eran trasladados por automóviles patrulleros a la sección 19.
Posteriormente, en la Plaza San Martín, los organizadores del acto colocaron la palma de flores destinada a Hipólito Irigoyen en el monumento a San Martín. En esta oportunidad, pronunció una breve alocución el doctor Angel Beiró.

En la Recoleta
Como el acto que se pretendió realizar en la Recoleta había sido prohibido por la policía. Ésta en previsión de que lo intentaran, situó en las inmediaciones del
cementerio un camión Neptuno, dos carros de asalto de la Guardia de Infantería, dos automóviles patrulleros de la sección 19, y numerosos agentes de uniforme y de civil. Previamente se colocó una guardia de agentes uniformados rodeando el monumento al ex presidente, ubicado a 150 metros de la puerta del cementerio, que alejó a las personas que trataban de acercarse a él.
Cuando algunas personas habían comenzado a ponerse en movimiento en dirección al sepulcro, el comisario de la sección 19 señor Roberto Estéban Pidal, dispuso que cinco agentes uniformados formaran una valla en el camino de acceso a pocos metros de la entrada principal del cementerio, maniobra que obligó a los concurrentes, cerca de 150 personas, a agruparse en la entrada. En ese lugar los asistentes, fueron advertidos por el comisario mencionado de la prohibición del acto, lo que originó protestas entre la concurrencia. El doctor Angel Beiró trató de disuadir al funcionario reclamando por lo que consideraba “un abuso y una injusticia”.
Igualmente, el señor Rabanal, apeló ante el policía, éste mantuvo su actitud porque se produjeron entonces diversas manifestaciones de protesta por parte de los asistentes. En esos instantes en medio del tumulto, se vio caer al comisario, quien era tenido por las manos por un joven mientras otras personas trataban de prestarle apoyo. Al ver esto, los cinco agentes que formaban la valla se lanzaron entre el público y se llevaron detenido al joven que lo había sostenido, después de aplicarle algunos golpes en el cuerpo.
Actúa la policía
Mientras esto ocurría, numerosos hombres y mujeres aclamaban a la libertad y arrojaban volantes con leyendas como estas:

“Pese a los golpes militares, defendiendo ideas y no hombres” y “UCRP siempre en la lucha junto al pueblo”.

Varios policías uniformados llevaron a empujones al detenido hacia un vehículo policial donde lo introdujeron a viva fuerza, entre las protestas del público y el llanto de varias mujeres que “pedían que no lo golpearan más”. En su defensa corrió el doctor Ricardo Balbín y junto al automóvil mantuvo una discusión con el sub-comisario Santiago Vilas.
Este se hallaba visiblemente exasperado y repetía: “Doctor, le pido que se retire”, mientras que el doctor Balbín, también en alta voz, hacía oir sus protestas. Pudo saberse que el detenido era Eduardo Saguier, estudiante de sociología, de 25 años de edad.
Este hecho distrajo un tanto la vigilancia policial, oportunidad que aprovecharon los manifestantes para encaminarse hacia la tumba. Advertido el hecho marchó hasta allí una columna de la Guardia de Infantería, junto con policías en traje civil, entre los que se hallaban el comisario Pidal y el sub-comisario Vilas.

Bastones y gritos
Ya junto a la tumba, hasta donde había podido llegar parte de la concurrencia, intervino la policía y, mientras los soldados de la Guardia de Infantería rodeaban el monumento esgrimiendo sus bastones y carabinas, el comisario Pidal se dirigió al ex presidente de la Nación Arturo U. Illia, que en esos momentos avanzaba con varias flores en la mano.
“Doctor –dijo—usted que es sensato, pida a esa gente que se retire. El acto no se puede realizar y yo cumplo ordenes”. El doctor Illia inició el regreso rodeado de varias personas y en esos momentos una señora expresó a gritos su protesta “ya estamos cansados de tanta policía”. “Basta de injusticias” expresó, y entonces fue sujetada entre dos agentes y trasladada hasta un vehículo policial. Se trataba de la profesora Ana Rivero Almagro de Paz. En el ínterin los asistentes eran desalojados del lugar a empujones entre los gritos de los soldados de la Guardia. También, utilizaron los bastones y las culatas de las carabinas, que portaban. En estas condiciones, parte de la concurrencia fue obligada a marchar hasta la puerta de entrada del cementerio.

Otros Incidentes
Al llegar a ese lugar, el joven Gabriel Salas Oroño, argentino de 17 años, fue arrojado contra una puerta, produciéndose la rotura del vidrio de la misma. El joven fue tirado al suelo y entre los restos de vidrio castigado a golpes de bastón y a culatazos por 5 o 6 soldados de la Guardia de Infantería. Arreciaron sobre él los bastonazos y puntapiés que en forma sostenida le propinaban los agentes produciéndole una herida cortante en la cabeza. En esos momentos, el padre del menor, José Salas Oroño, argentino de 51 años, se lanzó sobre los policías tratando de castigarlos con el mango de un paraguas. Esta reacción irritó aún mas a los soldados y mientras unos lo sostenían tratando de reducirlo, otros le aplicaban golpes en la cabeza con los gruesos bastones. Cuando el hombre cayó al suelo, atontado por los golpes, varios agentes continuaron con su acción violenta. Luego fue arrastrado por la acera y al querer incorporarse le aplicaron un golpe que lo arrojó de espalda sobre el cordón de la acera, entre aguas estancadas. Luego se lo tomó e introdujo en un vehículo policial.
Agua y nuevos detenidos
En el exterior, mientras la Guardia de Infantería se aprestaba a desalojar la plaza vecina, el camión Neptuno ejercía su acción contra las personas que se hallaban en la acera del cementerio. Con su potente chorro de agua fueron empapados puesteros de flores, periodistas, asistentes al acto y otras personas ajenas a lo ocurrido. Allí fue detenido Rubén Extinguí, argentino, de 25 años, soltero.
Acto en la plaza San Martín
A las 12, varias personas que descendieron de automóviles se dirigieron hacia el monumento al general San Martín. A su frente marchaba el doctor Angel Beiró y el profesor Antonio Caputo, quienes llevaron la corona que no pudo colocarse en el sepulcro del ex presidente Irigoyen, y que finalmente fue colocada al pie del monumento al Gran Capitán.
En esa oportunidad, habló el doctor Beiró para expresar: “Esta palma, que representaba al homenaje de la UCRP a Hipólito Irigoyen y que por obra de la violencia no pudo ser colocada en la Recoleta, ha sido puesta ahora en el monumento al Libertador, como un homenaje imperecedero al espíritu civilista de don José de San Martín”.


Fuente: La Prensa, Domingo 13 de octubre de 1968


























Leer más...

lunes, 10 de noviembre de 2014

Ricardo Balbín: "Cierre de Campaña en el Luna Park" (5 de julio de 1963)

Valía la pena haber luchado tanto, valía la pena haber esperado tanto tiempo. Este aplauso de ustedes para mí, yo lo quiero transferir a todos los hombres y mujeres del país que ha sabido esperar.
Esta es la noche trascendente en que los radicales hablaremos para los porvenires del país. Vamos a fijar hoy un norte y un futuro. Es un momento trascendente para la vida de la República, y por ello yo quisiera que en silencio se sopesaran estas palabras, porque estamos hablando para el país.
Deseo que se haga un silencio emocionado, para que todos los hombres alcancen a comprender el porqué de esta batalla que da el radicalismo, y por qué tiene que ganarla.
Nuestro partido anduvo años cargando sacrificios, pero sembró a lo largo del país su palabra de paz y de coincidencia nacional, y lo ha hecho porque es un partido que arrastra historia y que va a escribir historia en los nuevos momentos que aguardan al país.
La Unión Cívica Radical del Pueblo quiere más al país que a su propia divisa. Es indispensable llevar paz al alma de los hombres y las mujeres de la Argentina; al joven amigo que recorre caminos a distancia, buscando un porvenir cierto.
Hemos querido dar al país bases de coincidencias. Por ello yo firmé el acta de la Asamblea de la Civilidad y allí dejé a salvo la individualidad de cada partido, asegurando que la Unión Cívica Radical del Pueblo estaría dispuesta a servir a quien llegara al gobierno, en pos de la coincidencia de principios.
Nosotros hemos marchado con nuestra divisa, con ánimo de servir al conjunto. Hechos nuevos se han producido en el país, ¡yo no tengo la culpa! Yo firmé para el que llegara y vamos a cumplir, porque lo que importa no es quién lleve el asta, sino que se mantenga en alto la bandera de la libertad nacional.
Tenemos derecho a reclamar solidaridad, porque exhibimos un ejemplo y una conducta, no fuimos nunca los demagogos de un minuto, fuimos siempre los constructores de un tiempo futuro. Llamaremos a todos a colaborar, no es verdad que la Unión Cívica Radical del Pueblo cierre el acceso al extranjero.
¡Eso sí, los que llegaron disfrazados en un momento de debilidad de los gobernantes, los que pensaron que la patria estaba en venta, ésos, se tendrán que ir!
La Unión Cívica Radical del Pueblo no tiene pactos con nadie y liberará al país de una forastería absurda con la fórmula Illia-Perette.
Iremos a las urnas con nuestra divisa, la sacaremos triunfante y la donaremos a la República.
Saludemos a estos dos hombres que en nombre de la Unión Cívica Radical del Pueblo ejercerán el gobierno del país.
Saludémoslos porque ellos son el triunfo de la democracia.





























Fuente: Discurso de Ricardo Balbin en el acto público de cierre de la campaña electoral presidencial en el estadio Luna Park, 5 de julio de 1963.
Leer más...

UCR: "Solidaridad con los Católicos Perseguidos" (27 de noviembre de 1954)

Unión Cívica Radical

Río Bamba 482              Comité Nacional                 C. Federal

Solidaridad con los Católicos Perseguidos

El Régimen inició una nueva persecución. A las expresiones sociales, políticas y culturales del país que han sido victimas del aparato represivo del oficialismo y cuyas asociaciones fueron prohibidas, clausuradas o disueltas, se añade ahora la presión ejercida contra un vasto sector del pueblo argentino, cuya fe religiosa convierte el Régimen en problema político, para servir a los propósitos de intimidación, sobre los que basa su poder.
El Radicalismo, nacido a la vida argentina para luchar por la desaparición de todos los privilegios y de todas las opresiones, integró siempre su concepción de la democracia política y social con la libertad de pensamiento y la libertad de creencias y de cultos. La Doctrina Radical se afirma en la noción del hombre como ser sagrado; fin en si mismo de toda realización individual o colectiva.
La libertad de profesar el culto que se desee ---conquista humana que ha costado siglos de padecimientos y luchas cruentas a través de la historia---, debe ser defendida en todas las circunstancias. Pretender poner la religión al servicio de los regimenes políticos es un índice mas de la retrogradación a que son sometidos los pueblos por los sistemas totalitarios, y revela asimismo a lo que puede precipitar el abandono de los ideales y de las practicas de la democracia. La Unión Cívica Radical, en nombre de su ideario de justicia y libertad, y de los imperativos éticos y políticos que son su razón de ser, debe condenar estas manifestaciones y expresar, como lo ha hecho con todas las victimas del Régimen, cualquiera sea su simpatía política que aqueja a la Republica.
Por todo ello, la Mesa Directiva del Comité Nacional de la Unión Cívica Radical.

RESUELVE

Hacer llegar su solidaridad a los católicos que sufren persecución y cárcel por defender su derecho a expresar libremente sus creencias y su pensamiento.


                                        Federico Monjardin        Arturo Frondizi

Secretario                      Presidente
























Fuente: UCR: "Solidaridad con los Católicos Perseguidos" (27 de noviembre de 1954)
Leer más...

domingo, 9 de noviembre de 2014

Eduardo R. Saguier: "Contra el atraso cultural, intelectual y moral del país" (2013)

En defensa de las libertades de expresión y pensamiento, y en resguardo del recurso humano, el más valioso de los recursos del país (superior a la soja y a Vaca Muerta), amenazados en la política partidaria actual por un alarmante silenciamiento de las voces críticas y un afán de perpetuar cargos y prebendas, convocamos a todos los afiliados y simpatizantes radicales, sin distinción de edad, profesión ni provincia de origen, a sumarse a una nueva tendencia interna que supere el estado de postración y desmovilización actualmente vigentes, invitándolos a discutir, solidarizarse y suscribir individual y/o institucionalmente el presente documento, que es provisorio y el primero de una futura serie, centrado esta vez en la crítica al atraso cultural e intelectual del país.

Penosamente, la UCR yace, desde la crisis del 2001, y aún desde mucho antes, en una creciente parálisis autodestructiva, en medio de prácticas políticas carentes de transparencia, y en el centro de una lucha de facciones puramente electoralista, en donde ninguna autoridad partidaria alienta ni estimula discutir en su seno interno la honda crisis que afecta a la nación y a nuestro propio partido. Nuestras autoridades parecen interesadas solamente en atraer seguidores para disputar y preservar cargos y para perpetuarse sine die, sin pretender afrontar ni promover oxigenación alguna. Entre las facetas de esa crisis, en este primer documento, nos centramos en las instituciones culturales y en la vida intelectual y moral del país, ejes que debieran ser tenidos por vitales y estratégicos en el compromiso político de cualquier partido que se presuma progresista.

En el mundo actual se está viviendo una tercera ilustración y una tercera revolución industrial; y la dirigencia política de la UCR se pavonea inconsciente del diagnóstico de una sociedad fragmentada y tecnológicamente postergada, cuyo índice más valioso, superior a los del INDEC, debería ser la bondad de los diplomas otorgados por sus universidades públicas, sin embargo cruelmente bastardeados. Dicha dirigencia política tampoco se encuentra capacitada para afrontar el necesario tratamiento terapéutico, enclaustrada en una anomia crónica, en una ignorancia necia, e indiferente al mundo de la investigación científica. Esta incapacidad está provocando la degradación de su prestigio y la subestimación de su credibilidad en los ámbitos nacionales e internacionales.

Amén de las causas externas, como la sobreestimada crisis económica de 1929, entre las causas internas que afectaron a la sociedad argentina en esa fecha se destacó el grave estado de su intelectualidad. La moral de una intelectualidad contaminada por la regresión político-cultural (fascismo), fue en Argentina la responsable del acontecimiento fundacional que marcó el inicio de la crónica decadencia que padecemos aún hoy día: el golpe de estado de 1930. El clima pre-golpista fue en su momento muy semejante -aunque sin los efectos de la Paz de Versailles-- al que provocó en Alemania tres años después, la caída de la República de Weimar y el ascenso del tercer reich (1933). Esta mortífera semejanza entre ambos fenómenos históricos nunca fue reconocida por la historiografía y se la ha venido soslayando y negando tenazmente, en aras de una reescritura fascista de la historia argentina, hoy en su paroxismo.

A la corrupción en la cultura y la investigación científica y al desgaste de la dirigencia política de entonces, se sumaron otra numerosa serie de factores institucionales que dieron lugar al golpe de 1930, tales como: a) la naturaleza endogámica y segregada de la estructura docente universitaria (que también premió la antigüedad y el chauvinismo por sobre la excelencia, pues el profesor extranjero o el procedente de otra universidad pasó a ser una especie en extinción); b) la desorientación vocacional del alumnado que ingresaba a sus facultades; y c) las deformaciones profesionales de los graduados que egresaban de las mismas (muchos de ellos expertos en defraudar al estado en materia contable y legal).

La naturaleza crudamente endogámica de nuestras universidades se patentizó a partir del contraste con la experiencia precursora de Harvard de 1904 (rector Charles Elliot), donde ningún egresado de una universidad puede ser contratado como docente por la misma institución que lo graduó o diplomó. Esta patología de la endogamia es la que ha venido derramándose desde las esferas superiores a todas las escalas y niveles de la docencia argentina (profesorados, escuelas normales, etcétera), cristalizando con impudicia la circulación de la elite educativa del país.

Por otro lado, las unidades académicas, tales como las facultades, entraron a ser consideradas ínsulas institucionalmente segregadas del resto de la universidad. La UBA no fue, ni es actualmente, una universidad, pues apenas si alcanza a ser un archipiélago o confederación de escuelas profesionales; y para peor muy distantes geográficamente entre sí, en el espacio de una inmensa urbe. Esta anarquía urbanística fue prohijada por las sucesivas dictaduras militares so pretexto de prevenir el potencial revolucionario en ciernes de un estudiantado hipotéticamente radicalizado. Revertir este brutal abandono cultural, supone en la clase dirigente del país, y en especial entre los arquitectos, urbanistas y educacionistas, una responsabilidad histórica, que la lleve a diseñar en la capital de la república un proyecto urbanístico (o barrio universitario semejante al de Santiago de Chile) que compense este infausto déficit, pues no basta con crear pequeñas universidades en el conurbano, que multiplican disparatada e indiscriminadamente en cada comuna instituciones de educación superior improvisadas y mediocres.

En su momento, cuando Argentina se encontraba entre los principales países del mundo, y venía de registrar el mayor ingreso de inmigrantes europeos de su historia, en Buenos Aires se produjo paradójicamente una revuelta estudiantil que vino a democratizar por vez primera la estructura de poder en la UBA. Esta revuelta se había iniciado en diciembre de 1903 y con fuertes altibajos perduró hasta junio de 1906, lo que decidió a la clase dirigente a aceptar la modificación de su estatuto. Pero esta clase dirigente también optó por fundar media docena de universidades en el interior del país: primero la Universidad de La Plata en 1905, luego la de Tucumán en 1914, más tarde la del Litoral en 1919, la de Cuyo en 1939, la del Nordeste en 1956, y la de Salta y otras en 1972. Sin embargo, con el correr de las décadas siguientes dichas universidades entraron a reproducir los mismos vicios estructurales que se padecían en la UBA y en la Universidad de Córdoba, sin que trataran de emular siquiera las recomendaciones adoptadas en Harvard por el rector Elliot (1904), que seguramente fueron conocidas por los pedagogos argentinos frecuentadores de las universidades norteamericanas (Ernesto Nelson y José Benjamín Zubiaur).

Y en materia de deformaciones profesionales, la clase dirigente argentina venía acentuando la decadencia de la calidad de sus egresados. La división en facultades y la deformación profesional de sus graduados, que la Reforma de 1918 no se propuso modificar, repitió en las universidades argentinas la antigua y remota discusión sobre la “psicosis ocupacional”, que sin poder saldarla había inaugurado Pedro Cerviño en la Escuela de Náutica (1802), y la continuaran el historiador y rector Juan María Gutiérrez con motivo del suicidio del estudiante sanjuanino Roberto Sánchez (1871), el civilista José Olegario Machado (1903), el físico y astrónomo Enrique Gaviola (1931), crítico de la Reforma de 1918, y el meteorólogo y epistemólogo Rolando García (1959). La discusión se centraba en la necesaria preponderancia de la ciencia básica por sobre las ciencias aplicadas, para evitar así las deformaciones profesionales y las desorientaciones vocacionales, acerca de las cuales abundaran en el mundo el pedagogo John Dewey y los afamados sociólogos Thorstein Veblen y Robert Merton.

La nunca ponderada relevancia que tuvieron en la historia de la UBA la ley Avellaneda (1885) y la revuelta estudiantil de 1904 --en medio de un crecimiento económico inconmensurable, proporcionado por la expansión de la pampa húmeda y las redes férreas-- supo también de violencias (tiroteos y bombas), y de expulsiones, tanto de alumnos como de profesores, incluidos Juan B. Justo y Nicolás Repetto. Esta trascendente revuelta, a falta de una nueva ley del Congreso que modificara la ley Avellaneda, acabó transformando el estatuto de la UBA, que permitió por vez primera el acceso de los docentes al manejo de la universidad en desmedro de los académicos, una suerte de mandarinato aristocrático conservador. Y también acabó incorporando en las filas universitarias no sólo los hijos del interior y de los países limítrofes, que lo venían haciendo desde su fundación en tiempos de Rivadavia (1821), sino también los hijos de los inmigrantes (“Mi hijo el doctor”), al punto que sus graduados nutrieron buena parte de las filas revolucionarias de 1905 y del elenco gubernativo del primer gobierno radical de Hipólito Yrigoyen (ver la lista de sus integrantes en Arqueología del Mandarinato y de la Nomenklatura en Argentina).

El desmesurado crédito otorgado a la Reforma del 18, en perjuicio del recuerdo de la Reforma Universitaria de 1904, obedeció al exacerbado celo cordobés, alimentado por el APRA de Haya de la Torre, el PRI de Vasconcelos, y el PC argentino, que atribuía la Reforma al impacto de la Revolución Rusa ocurrida el año anterior, y donde el cogobierno estudiantil tuvo que venir a contrabalancear en la práctica la endogamia y la gerontocracia docente, nunca combatidas. Extrañamente, se evocan sin cesar las revoluciones políticas de 1890, 1893 y 1905, y la reforma universitaria de Córdoba de 1918, pero siempre se oculta la cruenta rebelión estudiantil de 1904, que consagró a los docentes como conductores exclusivos de las universidades.

Asimismo, luego del permiso de funcionar a universidades privadas, que le entregó la educación superior a la iglesia pre-conciliar (1959); de los frustrados intentos modernizadores de la década del 70 (que departamentalizaron las facultades pero no las universidades), y de las reformas peronistas-menemistas impuestas por el Banco Mundial en la década del 90 (1996-1997), tuvo su nacimiento la llamada nomenklatura, una suerte de mandarinato mercenarizado, que selló el ingreso de mercaderes inescrupulosos en el viejo templo universitario. Con ese motivo debemos suscribir la denuncia administrativa y judicial promovida en 2004-2005 contra la Agencia Nacional para la Promoción Científica y Tecnológica (ANPCYT), por la malversación y estafa de U$S 1240 millones de dólares (procedentes del BID). Esta enorme masa de dinero debía estar destinada para la infraestructura científica, pero fue obscenamente repartida a numerosos funcionarios e investigadores allegados al poder durante la década duhaldista-kirchnerista. El fallo adverso del juez Marcelo Martínez de Georgi, que archivó la denuncia, y la conducta cómplice de la Sala II de la Cámara Federal Penal (Horacio Cattani, Martín Irurzun y Eduardo Farah) que ratificó el fallo del juez, se encuentran prolijamente relatados en internet (obsecuencia de los jueces al poder político en Argentina).

El atraso tecnológico que esta malversación y estafa significaron para la infraestructura científica del país (bibliotecas, laboratorios, museos, archivos, centros de cómputos, escaneos y diseños de bases de datos, etcétera) ha sido devastador y sus derivaciones son incalculables. Para probar este triste diagnóstico basta como botón de muestra las actuales páginas web de las universidades, museos y archivos del país, que son una verdadera vergüenza, comparadas con los sitios web del mundo desarrollado. Asimismo, esta tenebrosa realidad introdujo en  los ámbitos científicos un clima de persecución para los denunciantes, y de miedo y amedrentamiento generalizado para el común de los docentes-investigadores, donde nadie se atreve a emitir opinión propia sobre temas neurálgicos de la vida académica por temor a represalias y a la pérdida de las posiciones personales adquiridas.

Ningún partido político ni órgano periodístico alguno, escrito o televisivo, se hizo eco de la denuncia, pese a reiterados e infructuosos intentos. La gran prensa, alejada de la investigación científica pretende, sin embargo, imponer sus intelectuales, subsidiados por la Agencia (ANPCYT), y alquilarlos a los partidos de la oposición. El tan mentado periodismo de investigación y las libertades de expresión y de prensa no van a ser nunca verdad real mientras no exista una auténtica libertad de investigación y de pensamiento científicos, desgraciadamente ausentes y perdidas y nunca recuperadas desde la fatídica noche de los bastones largos (VII-1966).

Por último, sobre la vigencia política de los partidos, en especial de la UCR y su comité nacional, solo cabe manifestar el más profundo estupor por la conducta antidemocrática que vienen desplegando algunos de sus dirigentes y representantes parlamentarios, puertas adentro de la vida partidaria, malgastando impunemente un centenario capital simbólico cada vez más hipotecado. Pareciera que en la UCR se premia generosamente a los acaparadores de padrones clientelares, a los cultores y beneficiarios de una concepción dinástica y nepótica del poder, y a los expertos negociadores en reciprocidades mutuas, capaces de monopolizar, domesticar y enmudecer feligresías adictas (que deben pacientemente tolerar los acuerdos cortesanos, mendigar audiencias en prolongadas amansadoras, y escuchar en silencio clichés desvencijados); y no al mérito individual de quienes buscan una verdad y se capacitan arduamente como cuadros políticos científicamente competentes.

Lamentablemente, cuando se llega al poder, como le ha ocurrido a la UCR desde 1983, los elementos intelectuales se alquilan extra-partidariamente, sin importar su pasado político ni su desempeño moral, resultando de esa forma que fatalmente su conducta suele ser como la de los pavos reales, infatuados en su solemne retórica; o como las golondrinas, que son amigas de los tiempos prósperos, pero que nunca bajan del campanario ni se embarran en la procesión.


Cabe entonces señalar que no existe ni existió partido político en la historia del mundo que haya podido sobrevivir amordazado, participando de efemérides estridentes y vacías, y liderado por una malograda elite política que ha probado fehacientemente su rotundo fracaso en la gestión pública, y especialmente en la gestión académica y cultural, léase los mercaderes del templo universitario por todos tristemente recordados, y sus activos cómplices, aún funestamente decisivos en la vida partidaria y universitaria.

FIRMAS: Eduardo Ricardo Saguier, Juan Jose Rosenberg y Juan Mendez Avellaneda


























Fuente: Eduardo R. Saguier: "Contra el atraso cultural, intelectual y moral del país" (2013)
Leer más...

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Fernando de la Rúa: "Congreso de la Internacional Socialista" (1999)

En pocos días más América Latina y Europa celebrarán una "cumbre" que me animo a calificar histórica. En ese contexto otro evento también adquiere relevancia: la negociación Mercosur/Europa, donde se trata de avanzar en la firma de un acuerdo comercial. Eso es positivo en todos los órdenes y particularmente en la política internacional, una actividad que reposa en la confianza y en la comunión de ideas.

También destaco el significado geográfico de este encuentro. Los vínculos históricos, políticos y culturales que nos unen al viejo continente quedan así reflejados. Ahora se trata de profundizarlos a través del comercio, las inversiones, la cultura, la ciencia y la tecnología.

Por último, como consecuencia de múltiples cambios y evoluciones, ligadas al fin de la guerra fría; al colapso del totalitarismo; al advenimiento de la llamada sociedad de información y a la existencia de problemas y desafíos de naturaleza global, los políticos estamos obligados a reflexionar. Casi todos nosotros nos formamos en un siglo que está terminando. Un siglo donde convivieron el progreso y la regresión; un siglo que se cierra con demandas y desafíos que convocan a una meditación colectiva como la que ahora estamos encarando.

II

Hay una dolorosa realidad que impone un cambio práctico y moral basado en la solidaridad: es el desafio del proximo siglo

Es cierto que durante el siglo xx la pobreza se ha reducido de manera marcada en muchas partes del mundo, pero el 25% de la poblacion mundial sigue viviendo en condiciones de necesidad extrema. Esto refleja desigualdades escandalosas y demuestran un fracaso de las politicas seguidas tanto a escala nacional como internacional

Los números de la inequidad

Las estadísticas extraídas en gran parte del informe sobre desarrollo humano elaborado por Naciones Unidas muestran una situación social muy comprometida:

1.300 millones de personas sobreviven con menos de un dólar diario, particularmente concentradas en africa y asia meridional oriental y sudoriental. De ellos, 110 millones viven en america latina.
850 millones de personas estan subalimentadas y 500 millones sufren desnutricion cronica, 200 millones de niños estan subalimentados.
El 20 % de los habitantes del plantea carecen de servicios sanitarios.
Entre 1995 y 1997 solo 21 de 124 paises en desarrollo tenian una tasa de crecimiento economico mayor al 3% anual, tasa minima necesaria para reducir la pobreza.
Por falta de un sistema adecuado de salud, 17 millones de personas mueren por año debido a enfermedades facilmente controlables (diarrea, malaria y tuberculosis)
Hay 1000 millones de analfabetos en el mundo.
Según la organización mundial del trabajo, el 30% de la mano de obra esta desocupada o subempleada.
Las mujeres estan discriminadas, recargadas de trabajo en el hogar y en las funciones que pagadas por debajo de los hombres- pueden ejercer en una insercion mediocre en el aparato productivo.
Las personas de la tercera edad viven en condiciones de pobreza y abandono.
En América Latina el 20% más rico de la población tiene un ingreso medio anual mayor a 17.000 dolares y en tanto el 20% mas pobre llega a solo 930 dolares por año. A escala mundial, en los 69 países en desarrollo al relacion de ingresos entre estos dos grupos es de 10 a 1.
En este escenario, el rechazo a la teoria del "derrame" marca un cambio rotundo en las ideas de los organismos internacionales. Pues ha quedado claro que el mercado, por si solo, no puede resolver el problema de la pobreza y la inequidad social.

Planteo aquí un resumen de acciones para reducir la pobreza, la desocupación y el desempleo:

Empleo: el Estado de debe recuperar protagonismo con políticas activas
Educación: el arma fundamental para luchar contra el desempleo
Crecimiento no inferior al 3% anual del PBI
Apoyar a las PYMES de manera real y efectiva no sólo financieramente sino también con desarrollo y tecnología
Responsable y transparente administración de las cuentas públicas
Ahorro público. La austeridad debe empezar por la transparencia: los fondos reservados son un claro ejemplo.
Progresividad impositiva
Estado eficiente y dinámico


Un pacto por la equidad:

Concentración de recursos en las areas de educación, salud, vivienda, saneamiento y medio ambiente.
Mejorar la calidad y eficiencia del gasto público
Participación del sector privado a traves de las ONG'S
Fluida incorporación del capital humano al mercado de trabajo
Capacitación y reentrenamiento para una reconvserión en tiempo real de los recursos humanos
Redes de contención social, públicas y privadas, que deje atrás el mero asistencialismo y reconstruya los lazos de solidaridad
Luchar contra la pobreza y la inequidad debe implicar una accion mancomunada de partidos politicos, de asociaciones profesionales, sindicatos, empresas privadas, e instituciones gubernamentales, en alianzas confluyentes construidas sobre la base de intereses comunes y consensos básicos.
Atención preferente a los grupos de alto riesgo: niños, mujeres.
Luchar contra la corrupción en forma permanente y sistemática
Las reformas aisladas no garantizan la sustentabilidad del crecimiento

Sintesis:

Liberalización del comercio en los países desarrollados
Reducción de los subsidios a la producción agrícola
Cooperación técnica
Erradicación de la pobreza y equilibrio en la distribucion del ingreso
Es factible economicamente y constituye un imperativo moral
La inacción es hoy prácticamente inmoral
Nuevo camino hacia la equidad: El crecimiento del conjunto es una condicion para el progreso de cada uno de nosotros.

III

Estamos orgullos de recibirlos. Somos latinoamericanos comprometidos con un proyecto democrático inspirado en valores: libertad, justicia, igualdad y solidaridad.

Hasta no hace muchos años América Latina vivió los horrores de la dictadura. Reconstruir la democracia fue una empresa épica. Conducir la transición resultó una ingeniería social y política dura. Por esa razón en este ámbito quiero destacar el papel que le tocó desempeñar, en ese proceso, a quien seguramente está espiritualemente con nosotros en cada minuto de nuestro encuentro: el Dr. Raúl Alfonsín.

Se ha dicho, casi hasta el cansancio, que la década de los ‘80 fue "una década perdida". Creo que esa afirmación es tributaria de una visión sesgada, diría economicista. Es cierto que la crisis de la deuda (1982/México) afectó y condicionó a todos nuestros países. ¡Si lo sabremos los argentinos! Pero desde la perspectiva política, desde el ángulo de la libertad, debemos ser justos y honestos: los ‘80, en muchos de nuestros países, significaron el reencuentro con la democracia y con la vida. Fue una década ganada.

En este foro no puedo dejar de destacar el papel de muchos de ustedes y de los partidos que representan. En esos años dramáticos muchos latinoamericanos fueron recibidos en vuestras tierras y muchos salvaron sus vidas gracias a los sistemáticos esfuerzos diplomáticos realizados en favor de personas y de derechos.

En los ‘90 arribaron a nuestros países, que estaban consolidando sus instituciones en un contexto económico difícil, ideas económicas que estaban en boga en los países desarrollados. Para nosotros era clara la necesidad de reformular muchas de nuestras ideas a la luz de las nuevas realidades, pero faltó preparación, adaptación y sobre todo faltaron mecanismos de auxilio y de compensación frente a la magnitud de las consecuencias sociales de los cambios que esas ideas motorizaron. La apertura de una sóla vía; un proceso de privatizaciones que descuidó al consumidor y facilitó la creación de monopolios, una excesiva dependencia de los humores de los mercados financieros y una visión política cortoplacista y unidimensional, nos llevaron a una realidad que clama por justicia.

A ese avión subieron pocos y una gran cantidad de hombres y mujeres quedaron marginados sin posibilidad alguna de recuperarse si alguien no los atiende. Y para peor, cuando más falta nos hacía el Estado de Bienestar algunos creyeron que había que destruirlo. A su manera fueron coherentes y como todo converso fueron ortodoxos hasta el extremo: confundieron economía de mercado con mercado sin sociedad.

Ahora, cuando estamos cerrando los ‘90, estamos obligados a escuchar las voces de los que desgarradoramente nos muestran que si bien hubo crecimiento económico no hubo en cambio progreso social. No hubo desarrollo. Hay algunos más y muy ricos. La clase media, la columna vertebral de países como la Argentina, se achicó y un ejército de pobres y excluídos son la contracara de un proceso que lo heredaremos para superarlo.

En América Latina la radiografía es semejante. Puede haber matices. Pero ella en los ‘90 se convirtió en el continente con mayores desigualdades sociales. Como se lee en el último Informe de la CEPAL, en 1997 había en América Latina más de 200 millones de pobres y casi cien millones de indigentes. Estas cifras hablan por sí mismas. Por esa razón me resisto a adherir a los análisis que dan perdidos a los años ‘80 y consideran virtuosos a los ‘90. Detrás de estos números hay gente y en nombre de esa gente estamos obligados a lanzarnos al nuevo siglo a través un nuevo camino.


IV

¿Qué construimos en el medio de las adversidades?

Cuando América Latina hace su balance de los últimos años además de la definitiva instauración de la democracia rescata otros logros. Y entre ellos destaco la cooperación regional y la integración.

Se ha afirmado que el exceso de utopía bolivariana conspiró contra la integración. No niego totalmente el juicio. Pero tampoco soy de los que creen que es posible hacer política o encarar una empresa como la integración latinoamericana sin adherir a una visión que debe incluir la utopía.

Acaso hombres como De Gasperi; Schumann o Monnet, los padres de la integración europea, ¿no eran portadores de utopía? ¿Acaso puede alguien definirse como socialdemócrata y desconocer el significado de la utopía? Acaso frente a las grandes necesidades y empresas políticas pendientes en nuestros países podemos ser arquitectos sin tener la visión que nos da una utopía?

Lo que sucedió con nuestra integración es que quisimos saltar etapas; que estuvimos muy aferrados a una concepción excesivamente cerrada de nuestras economías; que dependimos mucho de la economía; que creamos burocracias pesadas y tampoco exploramos en forma suficiente otras dimensiones de la integración, como la cultura; las obras de integración física; la educación; la ciencia y tecnología. En definitiva, omitimos muchos vectores de la integración; no le dimos suficiente juego a los actores no-estaduales, a las ONG; al mundo de la creación, del trabajo y de la producción. Lo que en verdad conspiró contra nuestros esfuerzos fue una visión muy tecnocrática. Y ustedes los europeos saben que sin tecnocracia no hay integración; pero en exceso ella esteriliza.

Hoy el mapa de la integración en América Latina es rico y complejo. El NAFTA; el Sistema de Integración Centroamericano; la Asociación de Estados del Caribe; la Comunidad Andina y el Mercosur, constituyen el núcleo de este mapa.

Obviamente existen realidades diferentes, pero por encima de ellas se destaca una propósito común: consolidar una identidad regional y lograr la mejor inserción internacional posible para nuestros países.

En el Cono Sur nuestro compromiso con esas ideas tiene nombre y apellido: MERCOSUR.

Luego de décadas cargadas por estériles y peligrosos conflictos geopolíticos, con el retorno a la democracia los Presidentes Alfonsín y Sarney abrieron las puertas a la integración de nuestros países. En ese momento parecía un sueño irrealizable, pero el sueño se concretó. Este Acuerdo fue tributario de una visión política y se hizo en base a una concepción estratégica. La idea de cooperar; de abrirnos juntos al mundo; de maximizar nuestros recursos, por ejemplo en materia científica-tecnológica; de lanzarnos en aventuras productivas conjuntas, o en materia de industria aeronáutica y espacial; la preocupación por cerrar un pasado de sospechas, corporizada en nuestros programas nucleares que a partir de ese momento se abrieron para los socios; son algunos de los proyectos que se explican en función del marco democrático común. Además ustedes no pueden ignorar que muchas de esas ideas son hijas de la experiencia europea.

Gracias a ese emprendimiento, el comercio y las inversiones fluyeron y años más tarde Paraguay y Uruguay se sumaron. Hoy el Mercosur es una realidad y constituye nuestro proyecto estratégico en la globalización y es nuestra casa común. Como consecuencia de la crisis que afectó al Brasil, que se vino a sumar a una serie de descuidos imputables muchos de ellos al gobierno argentino, el Mercosur ha sufrido golpes. Es lógico, muy integrados equivale a muy afectados, en la medida que surgen los problemas. Sin embargo quiero sintetizar mi visión y más allá de las correcciones y agregados que el Mercosur necesita sintetizo mi opinión señalando que frente a los problemas de la integración tenemos que oponer más integración. No hay otro camino. A la geografía, a las afinidades culturales, a los sueños comunes, ¡nadie ni nada puede soslayarlos!


V

Hoy la gobernabilidad pasa por el consenso de que no hay progreso sin desarrollo social

El mundo de hoy nos muestra una gobernabilidad enmarcada en un profundo respeto por el consenso. Así, muchos países europeos desarrollaron eficientemente gobiernos de coalición. En Argentina el ejemplo es la ALIANZA, que no es una alianza de partidos políticos sino una alianza que nos exigio la gente a los gobernantes.

Los consensos: sin ellos hay decretos, en vez de leyes; sin ellos hay providencialismos, no verdaderos hombres de estado; sin ellos dependemos de las personas, cuando debemos depender de instituciones. Este es un estilo y una forma de hacer política en un país que quiere madurar y prosperar en base a la igualdad en el esfuerzo y en los beneficios. Y hoy en nuestro país existe un consenso, encarnado por la ALIANZA, de llevar adelante la revolución pendiente de la justicia y de la ética.

No hay prosperidad válida, real ni duradera, sin un desarrollo económico que pueda conciliar progreso, ética y justicia social.


VI

Compartimos los mismos ideales y valores. ¿Qué podemos hacer en común?

Con tradiciones y realidades distintas, muchos de nuestros esfuerzos deben ser consagrados a los mismos problemas, por ejemplo el empleo. Nosotros queremos insertarnos cada día mejor en la economía internacional, pero ese óptimo económico no debe alcanzarse sacrificando el óptimo social. En otras palabras, valoramos tanto le competitividad y la productividad como la homogeneidad social. La Argentina conoce lo que significa la fractura social: un tercio de los argentinos vive en la pobreza y en la indigencia.

Sin empleo hablar de una sociedad homogénea es un sin sentido. Ahora bien, nosotros observamos con atención vuestros debates, como "el pacto para el empleo"; lo acordado por Europa en la reciente cumbre de Colonia (Alemania, junio 99); la discusión por el empleo en base a 35 horas que tuvo lugar en Francia; la plataforma aprobada en Milán por los partidos socialistas europeos ( 1º de marzo 99 ) con vista a las elecciones europeas del 13 de junio ppdo.; y el más reciente manifiesto suscripto en Londres por el Primer Ministro británico y el Canciller alemán. Ahora bien, cómo nos pueden ayudar cuando nosotros estamos en otra fase del proceso, con un 15% de desempleo y con tendencia al alza?

Pues bien, la Alianza en su plataforma y en todos nuestros discursos aludimos a las PYMES como generadoras de empleo. Sabemos el papel destacado que ellas desempeñan en el viejo continente y por esa razón todo lo que se vincula con este tipo de empresas siempre será bienvenido. No ignoro que la trama productiva donde ellas se mueven es diferente, tampoco soslayo que no es lo mismo una red de PYMES en un país con empresas nacionales y en otro que las ha ido perdiendo; no desconozco que el acceso al mercado financiero es diferente; y por último no podemos soslayar la brecha tecnológica. Pero aún así nosotros estamos necesitando de ustedes, de vuestra experiencia, de vuestras inversiones, de vuestra cooperación tecnológica y en capacitación de recursos humanos. Como ven aquí tenemos convergencias a pesar de las diferencias.

Otro esfuerzo que en Europa y en América Latina estamos encarando en forma simultánea está asociado al papel del Estado, en particular en el capítulo social.

En mi país el Estado de Bienestar, que fue ejemplo, ha sido virtualmente destruído y en su lugar algunos han buscado sustituirlo por un asistencialismo electoralista, que degrada a nuestra gente y que no soluciona los problemas de fondo.

En Europa el debate responde a las tradiciones nacionales, aquí es más serio, se trata de tener o no tener políticas sociales. El asistencialismo no promueve la responsabilidad individual y deja afuera a una enorme cantidad de gente que no está en condiciones de acceder a los favores políticos o a los sistemas utilizados para practicarlo. De esta forma los que más lejos están de los planes generalmente están más cerca de la indigencia. En este caso la mano del Estado llega a pocos y de mala forma, malgastando recursos que bien administrados tal vez serían suficientes. Por esa razón toda la experencia acumulada por ustedes, todo lo que puedan hacer cuando en los organismos internacionales de crédito se discuten los términos de la ayuda y asistencia que el Estado provee en el sector social, todo eso nosotros lo valoramos y lo necesitamos.

A simple vista puede parecer una agenda no grandilocuente, sin embargo creo que es concreta y hacia ese fin debemos orientarnos. En la medida que logremos avanzar en estos y en otros capítulos terminaremos por darnos cuenta que estamos finalmente soñando juntos.

VII

Una agenda de trabajo común: el mundo.

Somos conscientes de las nuevas realidades y por esa razón muchas veces los latinoamericanos tememos que nuestra referencia cultural por excelencia, que ciertamente es Europa, por motivos ligados a la dinámica de una agenda internacional cada día más autónoma de la voluntad de los actores, termine convertiéndonos en no-prioridad.

Sabemos que Europa está poniendo en marcha una empresa que nos inspira en el Mercosur, como es la creación de una moneda común, y esa empresa exige recursos y cuidados. Estamos al corriente de lo que significará como esfuerzo para ustedes la reconstrución de los Balcanes, una vez terminado el drama de una guerra que tanto nos ha dolido. Permanentemente evaluamos las implicancias del proceso de ampliación europeo ( Polonia, Rep. Checa, Hungría; Eslovenia y Estonia ) que tendrá todo tipo de implicancias, tanto para ustedes como para nosotros. Sabemos cuán importante les resulta la geografía del Mediterráneo que los circunda y los países que integran la Convención de Lomé ( Estados caribeños, africanos y algunos asiáticos ). Sin embargo saben bien que la buscada arquitectura internacional basada en un mundo multipolar en una buena medida depende de la orientación definitiva que adopten nuestros países y en particular el Mercosur. ¡Definitivamente, el multipolarismo estará más lejano en la medida que europeos y latinoamericanos estemos alejados!. Esa es una verdad indiscutible.

Si aceptamos esa premisa, y espero que así sea, estaremos en condiciones de encarar el estimulante ejercicio político e intelectual que consiste en la elaborar la agenda del siglo XXI, para Europa y para nosotros.

Múltiples son los desafíos en el mundo de la post-guerra fría y de la globalización. Pero por encima de todos creo no equivocarme si identifico un tríptico de problemas: paz; desarrollo y medio ambiente. Asumo que otros temas también incluyen la nueva agenda internacional, v.g narcotráfico, terrorismo, proliferación de armas de destrucción masiva, creación de una nueva institucionalidad internacional, en reemplazo de la fundada en Bretton Woods, etc, pero los tres primeros deben consagrar nuestra mayor atención.

De nada valen los discursos y las coincidencias filosóficas si detrás de ellos no ponemos la voluntad de enfrentar estos temas. Sabemos que una de las razones de la descreencia de la gente hacia la política anida en el hecho de no visualizarnos, muchas veces, a los políticos como agentes del cambio. Sino hay cambio, sino podemos ofrecer un futuro distinto y mejor, seguramente los mercados nos terminarán sustituyendo en todos los ordenes de la vida social. Y podríamos especular días, seguramente coincidiendo, acerca de qué terminaría sucediendo en ese mundo: sería el retorno al estado de naturaleza de Hobbes. Negar en definitiva la historia y al hombre que la construye.

Nadie puede dudar de nuestra contribución a la paz y la seguridad internacional. En América Latina, más allá de algún episodio no muy lejano que ahora felizmente se ha superado, (Ecuador/Perú ), los problemas limítrofes casi han dejado de existir. Aquí mismo, hace pocos días, Chile y la Argentina cerramos el capítulo de los hielos continentales. En el Cono Sur establecimos mediadas de confianza y hemos terminado con los planes de construcción de armas de destrucción masiva. También muchos de nuestros países contribuimos activamente en el ámbito de las Naciones Unidas integrando los contingentes de paz. También América Latina manifiesta un sincero compromiso con la paz y la seguridad internacional cuando destacamos la importancia de las Naciones Unidas y de su Consejo de Seguridad. De manera que en esta capítulo del tríptico en líneas generales compartimos ideas y posiciones.

En el capítulo del medio ambiente sin duda existen matices vinculados a problemas y a sensibilidades diferentes. Sin embargo seguramente coincidimos que la humanidad está obligada a frenar el deterioro de las condiciones ambientales y que ésto sólo puede hacerse desde una perspectiva global, es decir ir más allá de la lógica estadual. Para ello debemos cooperar y la mejor manera de hacerlo consiste en asumir el compromiso en torno a la idea de un crecimiento económico sostenido y ambientalmente sustentable. Ha habido sin duda avances significativos, sobre todo a partir de la Cumbre de Río, pero todavía falta mucho para hacer, como quedó demostrado en la agenda pendiente de las reuniones celebradas en Kyoto y en Buenos Aires.

En lo que hace al desarrollo para nosotros el comercio constituye uno de sus pilares. Durante largos años adherimos a un modelo económico cerrado, eran años donde la economía internacional sufría las consecuencias de las crisis y de las guerras, mientras que en nuestro país, como en el resto de América Latina, se trataba de avanzar en la industrialización.

Luego de haber atravesado no pocas vicisitudes, nos hemos abierto al comercio internacional y lo hacemos de buena fe, convencidos en las ventajas del libre comercio. Como todos ustedes saben un gran porcentaje de nuestras exportaciones (más del 60% ) proviene del complejo agro-industrial, un sector históricamente asociado a la economía argentina en virtud de nuestra elevada competitividad. Junto a los países del Grupo Cairns venimos sosteniendo, hace años, la defensa de un comercio agrícola sin distorsiones ni subsidios. No estamos reclamando nada injusto, somos coherentes con las ideas que todos sustentan respecto del comercio internacional.

Confiados acudimos a la formación de la Organización Mundial de Comercio (OMC) y con esperanza celebramos la inclusión de los temas agrícolas. Sin embargo cuando observamos los datos de la realidad comprobamos que estos compromisos no se están cumpliendo. No ignoramos la complejidad del tema, pero estamos convencidos que es insustentable en el tiempo la práctica de los subsidios. En tal sentido esperamos que se haga honor a la palabra. No es admisible que las tensiones ideológicas y los conflictos geopolíticos, que abundaron en la guerra fría, ahora sean sustituídos por las guerras comerciales y los enfrentamientos geoeconómicos. Así no construiremos el mundo mejor al que todos seguramente aspiramos.

Todo hace pensar que estamos en la antesala de una nueva ronda comercial en el seno de la OMC, la llamada Ronda Milenio. En pocos meses más, luego de la Reunión de noviembre de Seatle, conoceremos con precisión la agenda y los plazos de negociación. Esa fecha coincidirá, prácticamente, con la llegada de la Alianza al gobierno y por esa razón nuestros equipos técnicos han recibido el mandato de seguir atentamente el desarrollo de los acontecimientos ligados a este tema que la para la Argentina es vital, en la medida que se juega gran parte del futuro patrón de inserción internacional de nuestro país.

Podemos tener diferencias, pero en la medida que compartimos una historia de valores que pretendemos mantener y profundizar en el futuro, esas diferencias debemos al menos reducirlas.

Algunos de ustedes marchan a la reunión de Río. Muchas expectativas tenemos depositadas en esa Cumbre, particularmente basadas en la posibilidad de avanzar en un Acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur. Con el correr de los meses advertimos cómo el peso del pasado, en este caso las cuestiones agrícolas, hacía peligrar un camino de futuro. Para nosotros resulta incomprensible no darse cuenta que la suma de lazos históricos políticos y culturales, intereses comerciales, industriales y financieros, no pesen en forma suficiente al momento de evaluar decisiones que los políticos sabemos que deben incluir todos los aspectos involucrados. El discurso que escuchamos en Europa, acerca de la necesidad de trabajar en favor de una estructura de poder internacional multipolar, nosotros no solamente lo compartimos sino que también nos permite encarar otras negociaciones comerciales, por ejemplo las del ALCA, en mejores términos. Pero hace falta para ello un Mercosur reconocido también como socio por Europa.

Cuando observamos y celebramos el nacimiento de una estructura monetaria multipolar, con el advenimieto del EURO; cuando advertimos la importancia que reviste, para quienes creemos que un mundo de horizontalidades es superior y más justo, la reciente decisión europea (reunión de Colonia ) de avanzar hacia una política exterior y de defensa común ( una de las consecuencias de la guerra de Kosovo, donde Europa tuvo que aceptar el liderazgo americano ); no podemos comprender cómo nuestros amigos no le otorgan aún más fuerza a la dimensión latinoamericana de su política exterior.


VIII

Los plazos históricos prescriben. El tipo de estructura de poder internacional del próximo siglo se está decidiendo en las actuales circunstancias. Si nada hacemos, el poder se puede congelar en los términos del presente y eso sería inconducente ya que no estaría garantizado ni el orden, ni la paz, ni la justicia internacional.

Cuando días pasados advertimos que la Unión Europea había dado un mandato para la Reunión de Río que incluye el tema agrícola nos vimos reconfortados. Todavía es más lo que falta que lo recorrido. Debemos hablar de fechas, debemos incluir una agenda de transición. Estamos dispuestos a escuchar, pero queremos ser escuchados.


Siempre he sido optimista. Esta reunión me reconforta como pocas. Nos sorprende en el camino al gobierno y creo que las reflexiones que aquí hacemos nos alimentan política e intelectualmente. En un mundo donde algunos la devalúan, rescato que aquí hemos estado trabajando para hacer realidad una utopía: la que nos conduce al mundo de la libertad, la igualdad, la justicia y la solidaridad.





















Fuente: Discurso del Dr. Fernando de la Rúa en el Congreso de la Internacional Socialista" (1999)
Leer más...